Escúchenos en línea

Epidemia de tos ferina (chifladora) afecta a bebés latinos

Los Ángeles. EFE. | 15 de Julio de 2010 a las 00:00
Una epidemia de tosferina en California ha tenido un efecto especialmente grave en los niños latinos ya que los cinco menores que han muerto a causa de esta enfermedad este año han sido bebés latinos, de menos de tres meses de edad. El Departamento de Salud Pública de California (CDPH, en inglés) ha iniciado una campaña de avisos en español para advertir a la comunidad latina sobre la importancia de vacunar a los bebés entre los dos y los seis meses de edad, con un refuerzo entre los 15 y los 18 meses de edad y otro entre los cuatro y los seis años. "La tosferina es una enfermedad muy contagiosa", advirtió el doctor Mark Horton, director del CDPH, en un comunicado. "Los bebés que no están vacunados o que no han completado la serie de vacunas recomendadas son particularmente vulnerables. La enfermedad entre estas edades a menudo resulta en la hospitalización y puede ser mortal". Hasta el 30 de junio las autoridades estatales de salud habían encontrado 1.337 casos de tosferina en el estado, un índice 3,4 casos por cada 100.000 habitantes, lo que representa un incremento de 500 por ciento con relación al mismo período de 2009. La tosferina es una infección altamente contagiosa de las vías respiratorias altas causadas por coco bacilos del tipo "Bordetella Pertussis". Causa inflamación de la tráquea y los bronquios y accesos de tos espasmódica y violenta que terminan en una tos convulsiva, produciendo una sensación de asfixia y un ruido estridente. Las estadísticas del CDPH muestran que la mayor incidencia de tosferina en los bebés de menos de seis meses se presenta entre los latinos con una proporción de 94,2 casos por cada 100.000, más del doble de la de los afroamericanos. "Los estudios han demostrado que la mitad de los niños con tosferina son infectados por sus padres, en especial sus madres", advirtió el CDPH en un instructivo sobre su prevención. "Por lo tanto, la vacunación de los padres y cuidadores contra la tosferina, antes o justo después del nacimiento del niño es la forma más importante para proteger a los bebés". Según el CDPH, un caso típico de tos ferina comienza con tos y secreción nasal por una a dos semanas, seguido por semanas -o meses- de rápidos ataques de tos que a veces terminan con un silbido. Raramente se presenta fiebre.

Descarga la aplicación

en google play en google play