Escúchenos en línea

Latinos, entre menos adictos a analgésicos, problema que crece

Washington. EFE. | 15 de Julio de 2010 a las 00:00
Los latinos son uno de los grupos demográficos que menos abusa de los analgésicos, un problema que se ha multiplicado por cinco en diez años y que ha convertido en una "grave amenaza" invisible para el país, según el Gobierno. Fármacos opiáceos como hidrocodone, oxicodone o morfina son algunos de los más comunes que marcan estos "espectaculares" y "perturbadores" datos que el "zar" de las drogas en EEUU, Gil Kerlikowske, ha dado a conocer este jueves en una rueda de prensa. Estos medicamentos legales son la segunda categoría de drogas de la que más abusan los estadounidenses, tan solo por detrás de la marihuana. Sin embargo, los latinos y los negros son los dos colectivos menos adictos a ellos, mientras que en todo el país el abuso pasó de un 2,2 a un 9,8 por ciento. En cambio, ambos grupos reportaban sólo un 0,8 por ciento de abusos en 1998 y diez años más tarde pasaron a un 3,1 y 2 por ciento, respectivamente. Pero a nivel nacional, se trata de "uno de los problemas que crecen más rápido y uno de los que causan más muertes en el país", advirtió el director de Política Nacional de Control de Drogas de la Casa Blanca. Los blancos no latinos son el grupo que más debe ser tratado de este tipo de adicción, un 14,4 por ciento en 2008, en comparación al 3,2 por ciento de 1998. Según el informe, el abuso aumentó "casi la misma cantidad" entre adultos de todos los niveles educacionales y tanto personas con empleo como desempleadas, pero el incremento fue "especialmente pronunciado" entre los de edades de 18 a 34 años. Los jóvenes cuentan también con uno de los porcentajes más altos, una "peligrosa tendencia", advertida por Michele M. Leonhart, de la Administración de Drogas. Niños de doce años alcanzan porcentajes de abuso de un 10,2, mayores que la media. Leonhart explicó este fenómeno por el poco peligro que ven en estas pastillas legales y por lo fácil que es su compra por Internet. Pero una mentalidad más relajada de los jóvenes o un acceso más directo no son suficientes para explicar el incremento del abuso en un 400 por ciento en una década, según los dirigentes, que explican el aumento por la mayor oferta de suministro en nuevas clínicas y farmacéuticas. El "epicentro" se sitúa en el sur de Florida, donde "clínicas del dolor", como Kerlikowske las denominó, distribuyen "cifras enormes" de estos medicamentos a bajo coste. Desde este estado, donde no existe una ley de control de este tipo de drogas que ya se está estudiando, se distribuyen este tipo de medicamentos a otros como Tennessee, Kentucky o Virginia Occidental, explicó, una circulación que ha sido investigada y perseguida por las autoridades con hasta 500 detenciones. Leonhart negó que estos medicamentos de prescripción médica tengan relación directa con el narcotráfico de carteles en México, a los que sólo atribuyó el tráfico de esteroides. "Son las mismas organizaciones mexicanas que distribuyen cocaína y otras drogas en el interior del país, no son necesariamente carteles de fuera de México", precisó. A. Thomas McLellan, subdirector de la Oficina de la Política Nacional de Control de Drogas, sugirió también el aumento de la disponibilidad de estos medicamentos, que se remonta a 1997, en una conferencia nacional de la American Society of Pain Management. "Entonces (los participantes) decidieron que el dolor (de pacientes) estaba siendo medicado y tratado por debajo de lo correcto. Desde ese punto hasta hoy, ha habido de 700 a 1.000 por ciento aumento en el número de prescripciones", señaló. Según McLellan, la mayoría de esas prescripciones están justificadas, pero ha habido efectos colaterales, como más adicciones biológicas derivadas de tratamientos médicos o que la facilidad de acceso se ha convertido en "un lujo" que todos se podían permitir. Como estrategia para combatir este problema, el "zar" de las drogas indicó que el Gobierno destinará más fondos a tratamientos para la adicción y campañas educacionales a jóvenes y sus familias, pero también a médicos y farmacéuticos para que controlen mejor la prescripción médica.

Descarga la aplicación

en google play en google play