Escúchenos en línea

Gobierno deportó a México a ciudadano estadounidense con discapacidad

Atlanta. EFE. | 14 de Octubre de 2010 a las 00:00
La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Georgia y de Carolina del Norte presentaron este jueves demandas en contra del Gobierno en cortes federales de ambos estados en nombre de Mark Lyttle, un ciudadano estadounidense que fue erróneamente deportado a México. Lyttle, de origen puertorriqueño y con problemas mentales, pasó cuatro meses en las calles, albergues y prisiones de México y luego Honduras, Nicaragua y Guatemala, países a los que fue luego deportado, según ACLU. “Las discapacidades del señor Lyttle eran obvias y estaban bien documentadas, no obstante el Gobierno no le ofreció asistencia legal y peor aún fracasó en siquiera realizar los procedimientos normales de verificación sobre su estatus legal”, declaró la directora del Proyecto de Derechos de Inmigrantes y Seguridad Nacional de ACLU en Georgia, Azadeh Shahshahani, en un comunicado. Según la organización, no existía una “base razonable” para que las autoridades sospecharan que Lyttle, que es nacido en Carolina del Norte y no habla español, no era ciudadano estadounidense. El joven de 31 años estaba a punto de cumplir una condena por tocar de forma inapropiada a una trabajadora de un albergue para pacientes mentales, cuando fue referido a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) para constatar su estatus migratorio. Según ACLU, el Departamento de Correcciones de Carolina del Norte refirió a Lyttle a las autoridades migratorias como un inmigrante indocumentado nacido en México, pese a que éste les había proporcionado su número de Seguro Social, el nombre de sus padres y una declaración jurada de que era ciudadano estadounidense. Lyttle fue transportado a México a finales de diciembre del año pasado, en donde fue abandonado sin dinero y sin la posibilidad de comunicarse en español, señaló ACLU. El joven fue luego deportado por las autoridades mexicanas a Honduras, donde fue detenido y amenazado por guardias de la prisión, para después ser enviado a Guatemala, donde logró contactar a representantes de la embajada estadounidense y tramitar su pasaporte para regresar al país, indicó ACLU. Según Lyttle y su abogado, durante los cuatro meses que el joven pasó deambulando entre albergues para indigentes y prisiones de México y Centroamérica, no pudo tomar medicamentos para tratar su condición de salud por lo que padeció de ciclos de depresión. Lyttle regresó este viernes en un vuelo a Atlanta, no obstante fue interrogado durante varias horas por autoridades migratorias a su llegada al aeropuerto debido a su proceso deportación.

Descarga la aplicación

en google play en google play