Escúchenos en línea

Elecciones en EU: «vale todo»

Washington. Por Roberto Morejón, Radio Habana Cuba / Agencias | 30 de Octubre de 2010 a las 00:00
La avalancha de dinero para promover candidatos prima en la porfía correspondiente a las elecciones legislativas en Estados Unidos, país donde el billete verde decide más que las ideas defendidas por un aspirante. Los llamados comicios de medio término del próximo dos de noviembre costarán cerca de cuatro mil millones de dólares, o sea, mil millones más en relación con la consulta de ese mismo nivel en el año dos mil seis. De acuerdo con informes del Centro para Políticas Responsables, la cantidad señalada sería suficiente para que la ciudad de Pittsburg, en el estado de Pensilvania, desplegara su vida cotidiana sin necesidad de ningún ingreso durante dos años. El hábito enraizado en la sociedad estadounidense de originar flujos monetarios para afianzar a los postulantes a diversos escaños políticos, ha transformado las elecciones periódicas en brutales torneos donde se alza triunfante el que más dinero lleva a su campaña y no el de mejores cualidades. Para colmo, el Tribunal Supremo de Estados Unidos autorizó a empresas y sindicatos a gastar cualquier cifra en anuncios destinados a pulverizar o realzar la imagen de los aspirantes a cargos políticos. Con un récord histórico de gastos, las elecciones legislativas del año en curso señalan que son los grupos conservadores los que más gastan, espoleados por lo que consideran inadmisible, o sea, la presencia de un ciudadano de piel negra en la Casa Blanca. Sombrío también se presenta la financiación del llamado Tea Party, un movimiento ultraconservador que apoya a figuras de esa tendencia política. Esa corriente tiene posibilidades de colocar a decenas de candidatos en el Congreso, sobre todo con el dinero aportado por grupos acaudalados. A la cabeza están las donaciones de los multimillonarios hermanos Koch, que llevan invertidos más de dos millones de dólares en las campañas de algunos símbolos del movimiento ultra derechista como Rand Paul o Marco Rubio. No obstante, los demócratas no se quedan atrás, ya que los tres comités nacionales tienen una ligera ventaja sobre los republicanos en el acopio de dinero. Ante indicios de un posible control republicano de la Cámara de Representantes el martes venidero, los demócratas aceleraron el ritmo para atraer dinero a sus arcas. La apelación a sofisticados trabajos de comunicación, propaganda y manipulación política incluye el primitivo manejo de los sentimientos. Por ejemplo, los demócratas sugirieron que las frecuentes violaciones del tráfico de una republicana del estado de Dakota del Sur la convertían en una amenaza a los niños. El aviso desplegado encima de una imagen de infantes en un cruce peatonal resulta patético: “La próxima semana que envíe a sus hijos a la escuela, prepárelos”. Como señalara el consultor Mark McKinnon, el sistema estadounidense está diseñado para recompensar comportamientos considerados “escandalosos e incivilizados”.

Descarga la aplicación

en google play en google play