Escúchenos en línea

Latinos no muy entusiasmados con propuesta migratoria de Utah

Denver. EFE. | 1 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Dirigentes latinos de Utah recibieron este miércoles con cautela una propuesta que otorgaría a los indocumentados permisos de trabajo en este estado, debido al potencial conflicto entre las leyes federales y la estatales. Este martes, la senadora estatal Luz Robles difundió su Programa Piloto de Responsabilidad y Permisos para Utah, en el que propone un proyecto de ley para otorgar tarjetas de identificación estatal, o "permisos", a los inmigrantes indocumentados que se registren como tales ante las autoridades locales. Para recibir el permiso, los inmigrantes deberán aprender inglés y pasar un chequeo de antecedentes criminales. Con ese permiso, si la ley se aprueba, los indocumentados podrán trabajar en Utah. "Aplaudimos a la senadora Robles por sus gestiones para encontrar una solución al problema inmigratorio en nuestro país. Pero el tema es que inmigración siempre ha sido, es y será un tema federal que sólo puede ser resuelto a nivel nacional", dijo a Efe vía telefónica Tony Yapias, director del Proyecto Latino de Utah. "Por eso, la propuesta de la senadora Robles es otro paso en falso con respecto a inmigración", agregó. Al presentar su proyecto de ley, la legisladora demócrata comentó que esa iniciativa es una alternativa al proyecto del representante republicano Stephen Sandstrom, que se basa en la ley SB1070 de Arizona. Según Robles, su proyecto es "una mejor solución" y "más realista" que el de Sandstrom. La legisladora puntualizó que hasta 110.000 indocumentados podrían beneficiarse con la medida. Los indocumentados que decidan participar deberán saber que se investigarán sus antecedentes criminales no sólo en Estados Unidos sino también en sus países de origen. Quienes carezcan de antecedentes, podrán trabajar en Utah hasta dos años, tras los cuales deberán iniciar los trámites para renovar sus permisos. Los empleadores también deberán registrase para poder contratar a indocumentados. "La senadora Robles tiene buenas intenciones, pero su propuesta no funcionará porque es impráctica. Ninguno de los beneficios que ese proyecto de ley le otorgará a los inmigrantes podrá implementarse si primero el Gobierno federal no concede esa autoridad", declaró Yapias. "Otros estados, incluyendo Colorado y Arizona, han intentado obtener esos permisos especiales del gobierno federal y no han tenido éxito", indicó. En agosto pasado, Robles inició una serie de consultas sobre su proyecto, incluyendo conversaciones con Sandstrom, con representantes del gobernador de Utah, con líderes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, y con dirigentes comunitarios y religiosos. Su propuesta, dijo, es el resultado de esas consultas. "Nuestra preocupación es que este proyecto les da una falsa esperanza a los indocumentados, como lo hicieron muchas otras en el pasado", finalizó Yapias.

Descarga la aplicación

en google play en google play