Escúchenos en línea

Detienen a 15 activistas pro-inmigrantes en Chicago

Chicago. EFE. | 6 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Unas 15 personas fueron detenidas este lunes durante un acto de desobediencia civil en la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de Chicago, entre ellas una embarazada de 7 meses y una activista pro-inmigrante en silla de ruedas. "Queremos una navidad sin miedo en la que los niños ciudadanos puedan celebrar sin que hombres armados separen a sus familias", dijo Tanya Lozano del movimiento Familia Unida. Lozano, el concejal Daniel Solís y un grupo de religiosos y activistas bloquearon durante una media hora el ingreso principal del edificio hasta que fueron detenidos por agentes federales. Hubo gritos, empujones y llantos y al final todos los detenidos que reclamaban el fin de las deportaciones de indocumentados fueron esposados y conducidos al interior del edificio. Todos los detenidos quedaron en libertad a las dos horas después de pagar una multa de 175 dólares por persona y ser notificados de una audiencia judicial en febrero. "El presidente (Barack) Obama puede cumplir sus promesas y declarar una moratoria de deportaciones de un plumazo", dijo Emma Lozano del movimiento Sin Fronteras. No participó del acto el congresista Luis Gutiérrez (D-ILL) como se había anunciado, aunque una hora antes anunció en conferencia de prensa la presentación de un recurso a favor de la esposa de un soldado hispano. Se trata de un pedido de visa humanitaria para que la esposa indocumentada del soldado especialista Héctor Núñez pueda regresar a Chicago desde México con su hijo enfermo. "La ley es clara, pero parece mentira que tengamos que interceder por algo así", dijo Gutiérrez. Informó sobre el caso de Rosa Núñez, quien fue citada a una entrevista personal en el consulado mexicano de Ciudad Juárez en junio para finalizar los trámites de su residencia permanente y allí se le informó que no podría regresar a Estados Unidos durante diez años. "La sancionan por haber ingresado ilegalmente dos veces a este país, cuando era menor de edad y seguía a sus padres", dijo Gutiérrez. "No les importó que el esposo es ciudadano y soldado de la reserva de la Guardia Nacional desde 2003, o que tienen un hijo de un año nacido en Estados Unidos y con problemas de salud que requieren control periódico", agregó. El soldado especialista Núñez, de 26 años, es hijo de mexicanos nacido y criado en el suburbio de Des Plaines, sirvió en Kuwait en 2007 y será enviado próximamente a Afganistán como ingeniero de combate. "Mi esposa ha vivido en las sombras como indocumentada casi toda su vida, pero aun así estudió y quería regularizar su estatus migratorio para convertirse en radióloga", dijo. "Alguien tiene que ayudarnos a despertar de esta pesadilla, porque ellos en México sufren más que yo en el frente de guerra", agregó. Según Núñez, le preocupa la situación de violencia que se vive en México y la falta de cuidados médicos de su hijo Jason. "En el consulado de Ciudad Juárez no nos dejaron ni hablar, ya tenían la documentación lista y le comunicaron a mi esposa la prohibición de regresar por diez años", dijo. Gutiérrez afirmó que "el presidente Obama conoce muy bien el sufrimiento de la familia Núñez", porque él personalmente le ha entregado miles de peticiones de ciudadanos que reclaman el fin de las deportaciones. Asimismo dijo que el gobierno debería dejar de ser "cómplice de los trucos" supuestamente practicados por algunas agencias para engañar a los indocumentados. "Te mandan una carta muy bonita donde te invitan a una entrevista para finalizar el trámite de la visa y cuando llegas en lugar de la tarjeta de residente te esposan y deportan", afirmó. "Este gobierno está muy orgulloso de sus deportaciones, con cifras nunca vistas de personas expulsadas del país y no siempre criminales", dijo Gutiérrez.

Descarga la aplicación

en google play en google play