Escúchenos en línea

Otra ley Arizona va al Tribunal Supremo en EU

Washinton. Por Cristina F. Pereda, USA español. | 6 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El Tribunal Supremo empieza a deliberar esta semana si se puede aplicar una de las leyes de inmigración de Arizona. Aprobada en 2007, el Acta de Trabajadores Legales de Arizona, tiene como objetivo sancionar a los empresarios que contraten a inmigrantes indocumentados -y, por tanto, sin permiso de trabajo. Ya desde la campaña electoral, Barack Obama manifestó su oposición a leyes como ésta por legislar una materia en la que sólo tiene competencias el gobierno federal. Sin embargo, la falta de iniciativa tanto de Obama como de anteriores presidentes para resolver los problemas del sistema de inmigración actual, han empujado a diversos estados a crear sus propias normas. El último ejemplo se produjo también en Arizona, con la ley de inmigración SB1070, y también ha terminado en los tribunales después de la denuncia del gobierno. El Acta de Trabajadores Legales de Arizona obliga a los empresarios a comprobar si la persona a la que contratan tiene permiso para trabajar. Esa consulta se hace a través de una base de datos federal E-Verify que suscitó muchas quejas desde su implantación ya que se descubrieron errores y falta de concordancia entre los nombres de los trabajadores y su número de identificación, por ejemplo. Los empresarios que contraten a indocumentados en Arizona, de acuerdo con esta ley, se enfrentan a sanciones que van desde la suspensión de su licencia de negocio hasta la revocación de la misma. Sin embargo, varias organizaciones de derechos civiles que han logrado la consulta del Tribunal Supremo denuncian que los principales perjudicados por esta medida son los inmigrantes, no los empresarios. Según un estudio de la agencia Associated Press, de las 101 demandas interpuestas en el estado de Arizona contra empresarios, sólo tres han terminado en juicio. Pero provocaron la detención de más de 130 trabajadores indocumentados. El Acta de Trabajadores Legales fue aprobada en Arizona cuando Janet Napolitano, ahora Secretaria de Seguridad Nacional, era gobernadora del estado. En aquel momento defendió la necesidad de crear estas medidas ante la falta de iniciativa del gobierno federal. Ahora, como miembro de la Administración Obama, debe defender lo contrario. La decisión del Supremo, que examinará el Acta a partir de este miércoles -no sabremos el resultado de las deliberaciones hasta dentro de unos meses- afectará tanto a la propia ley como a cualquier otra medida de inmigración futura. Se decide la legalidad de la ley de trabajadores de Arizona, pero también si los estados pueden legislar en materia de inmigración independientemente de lo que establezca el gobierno federal.

Descarga la aplicación

en google play en google play