Escúchenos en línea

Demócratas intentan avance de ley sobre jóvenes indocumentados

Washington. Agencias. | 8 de Diciembre de 2010 a las 00:00
La oportunidad para que cientos de miles de jóvenes nacidos en el extranjero que fueron traídos a Estados Unidos ilegalmente logren normalizar su estatus se está agotando, a medida que se le acaba el tiempo a un Congreso controlado por los demócratas. Líderes demócratas en el Senado intentarán el miércoles avanzar una legislación que abriría el camino para la legalización de los jóvenes, en momentos en los que enfrentan la oposición de la mayoría de los republicanos y varios de su propio partido. El llamado proyecto de ley DREAM Act (siglas en inglés de la Ley para el Desarrollo, la Asistencia y la Educación de Menores Extranjeros) es prioridad para los demócratas y grupos hispanos activos en la política, quienes la describen como un adelanto crucial mientras se espera una reforma migratoria exhaustiva. Sus críticos consideran que es una especie de amnistía para personas que violaron la ley. Puesto que los republicanos tomarán el control de la Cámara de Representantes y reducirán la mayoría demócrata en el Senado el año que viene, el no sancionar la propuesta este año implicaría el fin de la última oportunidad que probablemente se tenga por años de lograr cualquier decisión en el Congreso para abrir un camino hacia la legalización de millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos. El equipo del presidente Barack Obama ha impulsado con fuerza la propuesta, bajo presión de activistas hispanos quienes consideran que la Casa Blanca no ha hecho lo suficiente para lograr una reforma migratoria. En días recientes, el gobierno mandó a funcionarios de los departamentos de Defensa, Seguridad Nacional y Comercio a que defendieran en público el proyecto de ley, argumentando que contribuiría a la seguridad del país y el crecimiento económico. El representante Steny Hoyer de Maryland, el demócrata con el segundo rango más alto en la cámara baja, dijo que espera llevar la propuesta a la consideración de los representantes esta semana, pero aún no está claro si obtendrá los votos necesarios para que salga airosa. Las medidas tomadas por Obama para que la legislación se apruebe y la determinación de los demócratas en el Congreso para que se someta a votación antes de que finalice el año, reflejan los esfuerzos del partido por satisfacer a grupos hispanos cuyo respaldo ha sido crítico en elecciones pasadas y lo será de nuevo en el 2012. El proyecto de ley le daría a cientos de miles de jóvenes indocumentados que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos antes de los 16 años, y que han estado en el país por cinco años y se graduaron de la secundaria o tienen un diploma similar, la oportunidad de legalizar su situación si se registran en el ejército o asisten a la universidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play