Escúchenos en línea

Grandes expectativas por el Dream Act entre peruanos en EU

Washington. Por Miguel Vivanco, El comercio (Perú) | 11 de Diciembre de 2010 a las 00:00
Grandes expectativas por el Dream Act entre Es casi seguro que en los distritos de Breña (Lima), Acobamba (Junín) e Islay (Arequipa) la mayoría de los pobladores desconozcan la existencia del proyecto de ley conocida como ‘Dream Act’, que podría corregir una de las peores fallas del sistema de inmigración en Estados Unidos y permitir la legalización de cerca de 800 mil estudiantes indocumentados. Pero en la casa de los Tafur, Tinoco y Alcántara desde hace meses se encienden velas al Señor de los Milagros, al Señor de Muruhuay y a la Virgen de Chapi para que la propuesta sea aprobada en el Capitolio. Esta semana, luego de varios años de oraciones, huelgas de hambre, protestas callejeras, marchas al Congreso e intenso ‘lobby’ de los legisladores hispanos, la Cámara de Representantes aprobó, con 216 votos a favor y 198 en contra, el ansiado ‘Dream Act’. Ahora resta su aprobación en el Senado para que se convierta en ley federal. Si bien el panorama no es muy alentador en la Cámara de Senadores, debido a que los republicanos han anticipado que solo quieren concentrarse en temas económicos, lo bueno es que todos en la Cámara Alta acordaron archivar su propia versión del proyecto de ley para votar sobre el texto ya aprobado en la Cámara de Representantes. La presión de los estudiantes, quienes fueron traídos por sus padres a EE.UU. cuando eran niños, se hizo evidente desde el último miércoles cuando centenares llegaron a Washington procedentes de numerosos estados del país para exigir a los legisladores una solución a sus problemas. La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBOffice) indicó que la ley aprobada podría ayudar a recortar en US$2.200 millones el déficit en los próximos 10 años. El Dream Act es una de las leyes que el presidente Barack Obama ha impulsado con mayor vigor, en un intento por renovar el respaldo de ciertas minorías hacia su gestión. Tim Kaine, presidente del Comité Nacional Demócrata, sostuvo que el proyecto robustecería a las Fuerzas Armadas y la economía al ofrecerles estatus legal a jóvenes inmigrantes indocumentados que están dispuestos a prestar servicio militar o realizar estudios superiores para regularizar la situación legal de su residencia. Frank Sharry, director de America’s Voice, señaló que la decisión que tomen los senadores los marcará por el resto de sus carreras políticas. Durante el debate, Lamar Smith, representante republicano de Texas, acusó a los demócratas de buscar una amnistía sin considerar delitos de los inmigrantes como fraudes de visas o conducir en estado de ebriedad. Smith calificó el Dream Act no como un “sueño” sino una “pesadilla” porque los beneficiados competirían por trabajos con los estadounidenses que enfrentan un elevado desempleo. Sin embargo, Lincoln Díaz Balart, uno de los pocos republicanos a favor del proyecto y representante de Florida, consideró la legislación como extremadamente importante. El peruano Carlos Saavedra, coordinador nacional de United We Dream, fue uno de los responsables de liderar el ‘lobby’ en la Cámara de Representantes y el Senado para convencer a los legisladores opositores a la propuesta. Nuestro compatriota dijo que la votación entre los representantes es una victoria parcial. Señaló que el miércoles los estudiantes efectuaron 40.000 llamadas a las oficinas del Congreso, pero planean aumentar su presión telefónica a favor de la medida. Isabel Tafur (20 años), quien llegó de Lima cuando era niña, considera que se ha ganado una batalla, “pero no hemos ganado la guerra”. Máximo Tinoco (19), quien concluyó sus estudios secundarios entre los cinco primeros alumnos de su escuela en Maryland, no pudo ocultar sus lágrimas de alegría al recordar el momento en que la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley Dream Act. “Quiero estudiar Ingeniería Aeroespacial. Gané media beca para ir a la universidad en California, pero por ser indocumentado no tuve más opción que quedarme en mi casa. Sueño con el día en que pueda graduarme”, manifestó Tinoco. Algo similar le sucede al arequipeño Juan Alcántara (21), quien tuvo que postergar sus sueños de convertirse en abogado.

Descarga la aplicación

en google play en google play