Escúchenos en línea

Acuerdo fiscal es victoria para familias latinas, dicen demócratas

Miami. Agencias. | 13 de Diciembre de 2010 a las 00:00
La secretaria de Trabajo de Estados Unidos, Hilda Solís, calificó como "una victoria para las familias hispanas" a un acuerdo bipartidista que extendería los recortes impositivos y los beneficios para desempleados hasta finales de 2011. "Bajo este plan las familias latinas salen ganando", expresó Solís en una conferencia telefónica desde su oficina de Washington, en la que se concentró en los beneficios del plan para la comunidad hispana de Estados Unidos. Solís explicó que con el plan, que debe aún ser aprobado por el Congreso, cerca de 3,7 millones de familias hispanas con ocho millones de niños se beneficiarían con diferentes créditos fiscales. "Este es un plan sano para nuestra recuperación y para las personas más vulnerables de nuestra nación", consideró la funcionaria. "Asegura que los estudiantes y las personas de bajos recursos sigan recibiendo reembolsos", expresó. De aprobarse la ley de reautorización de recortes tributarios, seguro de desempleo y generación de empleo de 2010, seguirían vigentes tres de siete medidas que han mantenido a 1,9 millones de hispanos por encima del nivel de pobreza, de acuerdo con información difundida por la Casa Blanca. Entre esas medidas que ayudan a familias de ingresos bajos y medios, figuran el crédito tributario por ingresos devengados, el crédito fiscal por hijo y el crédito de oportunidades, relacionado con los alivios impositivos. Además, el acuerdo asegura la extensión del seguro por desempleo durante 13 meses adicionales. Sin esa extensión, dos millones de personas que buscan trabajo perderían este beneficio, mientras que la cantidad ascendería a siete millones de personas hasta finales de 2011, dijo Solís. Con la aprobación del plan, una familia tipo de cuatro miembros, por ejemplo, recibiría hasta 5.000 dólares de reembolsos fiscales por año, mientras que una familia con cuatro hijos obtendría 600 dólares adicionales, indicó la secretaria del Trabajo. Sin embargo, Solís advirtió que si el Congreso no aprueba el plan antes de concluir las sesiones de este año, los efectos económicos serían "devastadores", ya que "podríamos volver a una recesión muy profunda". Admitió, no obstante, que el gobierno necesita seguir trabajando para mejorar la situación económica. "Esto no es el fin. Necesitamos hacer más, necesitamos crear trabajos inmediatamente", sostuvo Solís. El plan acordado entre el presidente Barack Obama y líderes de la oposición republicana ha sido criticado por algunos sectores que consideran que podría engrosar aún más el abultado déficit fiscal del país. Solís, sin embargo, destacó que el dinero que recibirán las familias como reembolso impositivo volverá a la economía y la ayudará a reactivarse. "El dinero que ellos reciben regresa a la comunidad para las compras de necesidad, como para la comida, la renta y medicinas", declaró la funcionaria.

Descarga la aplicación

en google play en google play