Escúchenos en línea

La inmigración no podrá parar el envejecimiento en Europa, dice OSCE y OIT

Ginebra. EFE. | 16 de Diciembre de 2010 a las 00:00
La inmigración, pese a que puede subsanar carencias de mano de obra, no puede suplir por completo el envejecimiento en Europa, según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En un informe divulgado este jueves, ambas organizaciones concluyen que en el Viejo Continente harían falta flujos continuos de unos 13 millones de inmigrantes al año para mantener equilibrado hasta 2050 el número de ancianos y el número de personas en edad de trabajar. El estudio, basado en los compromisos asumidos por los 56 países miembros de la OSCE y lanzado con motivo del Día Internacional del Migrante, define a las remesas como "el principal beneficio de la migración para los países de origen". "En el espacio de la OSCE, las remesas han crecido de manera considerable en los últimos años, y en 2007 alcanzaron los 46.800 millones de dólares (unos 35.300 millones de euros)", subraya el documento. Del total, la gran mayoría de los envíos (42.600 millones de dólares) proviene de Estados Unidos, pero contrapone que "si bien algunos países de origen se benefician de las remesas, la migración también puede implicar una fuga de talentos". Esta huida de capital humano "genera una carencia de recursos humanos en áreas fundamentales y obstaculiza el progreso económico y de las instituciones sociales en los países menos desarrollados", resaltan la OSCE y la OIT. Para ilustrar este ejemplo, el informe cita a Albania, que perdió un tercio de su mano de obra calificada en la década sucesiva al colapso del comunismo, y a Ucrania, donde cerca de 30 por ciento de los científicos han dejado el país en los últimos diez años.

Descarga la aplicación

en google play en google play