Escúchenos en línea

Sacerdote denuncia corrupción en zona de secuestro de migrantes

Ciudad Ixtepec. EFE. | 22 de Diciembre de 2010 a las 00:00
El sacerdote Alejandro Solalinde, al frente de un albergue para inmigrantes en México, denunció este miércoles la enorme corrupción de policías y funcionarios con la delincuencia en la zona del sur de México, donde presuntamente medio centenar de indocumentados fueron secuestrados el pasado 16 de diciembre. "Yo tengo claro que lo que más afecta aquí son los funcionarios, las personas corrompidas que están en estos negocios" relacionados con acciones para lucrar contra los inmigrantes que viajan en tren hacia EE.UU., dijo hoy a Efe Solalinde. "Tenemos el enemigo en casa", sostuvo el también activista y máximo responsable del albergue Hermanos en el Camino, ubicado en Ciudad Ixtepec, quien alega que la corrupción anida "sobre todo" entre agentes de corporaciones policíacas que operan en la zona. Según Solalinde, que se basa en testimonios de algunos indocumentados, el pasado 16 de diciembre ocurrió un secuestro masivo cerca de la localidad de Chahuites, en Oaxaca, que las autoridades mexicanas están investigando después de que ayer lo pidieran los gobiernos de El Salvador y Honduras. "Hubo detonaciones, gente armada, con machetes y armas de fuego", explicó el sacerdote, quien desconoce qué grupo armado podría estar tras los hechos pero que dijo que sus miembros vestían ropa oscura. El Instituto Nacional de Migración (INM) informó hoy de que en las próximas horas está previsto que varios inmigrantes de Honduras, Guatemala y El Salvador declaren en relación con el caso ante la Procuraduría General de la República (PGR). Según Solalinde, el presunto secuestro ocurrió después de que las autoridades migratorias mexicanas montaran un operativo contra indocumentados en el que 92 de ellos fueron interceptados. Kilómetros más adelante los presuntos captores pararon el tren, de madrugada, y secuestraron a los inmigrantes "pero dando prioridad a las mujeres y a los niños", agregó. "Los maquinistas siempre colaboran con ellos porque están involucrados en eso", lamentó. Tres inmigrantes lograron escapar del lugar del presunto secuestro y son los que, aterrados, proporcionaron la información a Solalinde y a la cónsul de El Salvador en México, Vilma Mendoza, aseguró el sacerdote. El pasado 20 de diciembre el propio Solalinde, acompañado de uno de esos indocumentados, cuya identidad no facilitó, acudió a la zona con el Ejército y otras autoridades del estado de Oaxaca, en un operativo -en su opinión- "muy mal hecho" en un rancho en el que no encontraron indicios del secuestro. Criticó a los militares y autoridades locales que participaron en este operativo por su falta de celo en la acción. El sacerdote consideró que en esta región de México se está formando "un grupo bastante fuerte", con "infraestructura, armas y todo, como para poder hacer próspera la industria del secuestro". Las bases del grupo estarían en "los maras, Los Zetas y la delincuencia local", así como en "servidores públicos, que lejos de servir a su patria se la han pasado robando" en los últimos años, agregó. "Yo no quiero ya más palabras. Que lo hagan (...) y que den resultados. Aquí la única opción es esa (...) que los encuentren, que castiguen a los culpables, que detenga a esa gente y sobre todo que se prevenga para que no vuelva a haber otro secuestro", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play