Escúchenos en línea

Texas da marcha atrás con licencias comerciales de conducir para inmigrantes

Houston. Houston Chronicle. | 14 de Febrero de 2011 a las 00:00
Por primera vez en casi dos meses, el chofer de camiones de Pasadena Salvador Gutiérrez tiene esperanza de poder obtener una licencia comercial de conducción para poder conducir su camión Kenworth de 18 ruedas. Funcionarios del Departamento de Seguridad Pública de Texas anunciaron que se retractaban de un nuevo requisito que trajo como resultado la cancelación de muchas licencias comerciales de conducción, tanto la de Gutiérrez como las de cientos de inmigrantes que carecían de ciertos documentos inmigratorios pero que estaban autorizados por el gobierno federal de Estados Unidos a trabajar en este país. “Es una noticia muy buena”, dijo Gutiérrez, de 36 años y oriundo de El Salvador. “Tengo mi camión estacionado ahí. He perdido mucho dinero”. La polémica tiene su eje en un cambio realizado en el Código de Transporte de Texas promulgado en 2007 pero cuyo cumplimiento no había sido exigido por el Departamento de Seguridad Pública hasta hace poco. El estado exige que toda persona que no sea ciudadana estadounidense, residente permanente, asilado o refugiado obtenga una licencia comercial de conducción para “no residente”. En los últimos meses, el Departamento de Seguridad Pública empezó a exigir una combinación específica de documentos, como pasaporte, visado, tarjeta del Seguro Social y un formulario válido I-94 emitido por funcionarios del Departamento de Aduanas y Protección Fronteriza a su llegada a Estados Unidos. Sin embargo, esos documentos, en especial el formulario I-94, provocaron la exclusión de inmigrantes a quienes el gobierno federal había otorgado un estatus de protección temporal, también conocido como TPS por sus siglas en inglés, el cual impide de manera temporal que se deporte a inmigrantes indocumentados cuyos países de orígenes han sido afectados por desastres naturales y guerras. Las personas que están protegidas por el TPS están autorizadas legalmente a trabajar en Estados Unidos, pero por lo general no poseen un formulario I-94. Después de la protesta de camioneros, que contaron con el respaldo de defensores locales de los derechos de los inmigrantes, funcionarios del Departamento de Seguridad Pública se reunieron con dos legisladores estatales y varios abogados de inmigración para revisar los requisitos. Gordon Quan, abogado de inmigración de Houston y presidente de la Sección de Inmigración del Colegio de Abogados de Texas, dijo que el Departamento de Seguridad Pública estaba dispuesto a escuchar sugerencias para aceptar documentos alternativos de inmigración. “Creo que hubo falta de entendimiento”, dijo Quan. “De cierta manera, esto muestra que el sistema puede funcionar”. A partir de este lunes, los inmigrantes cuyas licencias de conducción fueron canceladas pueden volver a solicitarlas sin necesidad de presentar el formulario I-94 siempre que dispongan del formulario I-797, el cual es emitido por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos a quienes están amparados por el TPS, según explicó la portavoz del Departamento de Seguridad Pública, Tela Mange. Asimismo, Mange indicó que estas personas tendrán que mostrar a funcionarios del Departamento de Seguridad Pública la autorización de trabajo, el pasaporte y una tarjeta del Seguro Social. Si no tienen tarjeta del Seguro Social, funcionarios del Departamento de Seguridad Pública les otorgarán una licencia comercial de conducción con carácter provisional, la cual tendrá una vigencia de 60 días, hasta que obtengan sus tarjeta del Seguro Social. “Era algo injusto”, dijo María Jiménez, defensora de los inmigrantes en Houston que pertenece a la organización CRECEN/América para Todos, la cual se dedica también a cabildear a favor de los camioneros. “Están aquí legalmente, para quedarse”. Gutiérrez recibió su permiso de residencia temporal en 2002, después de que un potente terremoto causó muchos daños en su patria, El Salvador. Ese salvadoreños dijo que en diciembre lo detuvieron por una cuestión de tránsito y entonces se sorprendió al enterarse de que autoridades estatales habían cancelado su licencia de conducir en marzo. Según Gutiérrez, él nunca recibió una carta advirtiéndole que tenía problemas. Gutiérrez, que tiene tres hijos, agregó que para el lunes tiene planes de ir a la oficina del Departamento de Seguridad Pública con todos los documentos que le piden.

Descarga la aplicación

en google play en google play