Escúchenos en línea

Las que alimentan a los migrantes en la frontera

Ciudad de México. Por Zazil Carreras, SDPNoticias.com | 14 de Febrero de 2011 a las 00:00
Al menos 400.000 centroamericanos indocumentados cruzan cada año México para tratar de llegar a EEUU. Al 15% que lo consigue, le espera la policía fronteriza y cazadores de espaldas mojadas. Chiapas, Medias Aguas, La Patrona, Córdoba, Orizaba, D.F., Aguascalientes, Monterrey, Nuevo Laredo, Piedras Negras y hasta Ciudad Juárez, la ruta que siguen los migrantes centroamericanos con el objetivo de buscar ingresos y un mejor modo de vida en Estados Unidos. Es en uno de estos puntos de la ruta en donde ocurre un fenómeno maravilloso irrepetible e irremplazable. La localidad de Guadalupe o La Patrona está situada en el municipio de Amatlán de los Reyes, Veracruz. Allí viven “Las Patronas”, un grupo de 14 mujeres que, diariamente desde hace 15 años, dan bebida y comida a los emigrantes que viajan sobre trenes de carga hacia Estados Unidos. Estas mujeres cocinan y entregan a los migrantes 200 raciones diariamente, las cuales distribuyen colocándose a la orilla de las vías, en bolsas y en botellas de agua amarradas con un lazo, estirando sus brazos para que al pasar, los migrantes puedan tomarlas de sus manos. La situación de los migrantes centroamericanos es, como ya se ha visto últimamente, una situación muy particular y demasiado vergonzosa para México. Muchos de estos migrantes llegan al país, y son tratados con bajeza por parte de los agentes de migración, son secuestrados, asesinados, las mujeres violadas y todo al amparo de las autoridades corruptas o al de aquellas que no hacen nada por arreglar la situación. En los últimos años, se han contabilizado miles de migrantes muertos y un número indeterminado de desaparecidos. Muchas veces, mueren sin lograr llegar a su destino, mueren mientras sus familias creen que llegaron a Estados Unidos y se olvidaron de ellas, cuando en realidad, mueren en un país ajeno, en el cual seguramente terminan en una fosa común, sin ser identificados. El diario “El País” publicó un corto llamado “El Tren de las Moscas”, en el cual, se narra precisamente la historia de estas mujeres, por ellas mismas. EL argumento de Nieves Prieto Tassier y Fernando López Castillo ha creado una pieza que ha sido galardonada con el premio al mejor corto en el pasado Festival de Cine Político de Ronda y que rinde un merecido honor a estas mujeres que en silencio, hacen grandes cosas por la gente. “Que Dios las bendiga… Porque a ustedes no les importa si soy un hipócrita, un asesino o un ladrón. Siempre me dieron pan y agua, y no se imaginan cuánto les agradezco a Dios y a ustedes, que estuvieron ahí en ese momento, porque solo Dios sabe toda la hambre que tenía y la sed que me truncaba la garganta…” dice un migrante en una carta que ha hecho llegar a una de Las Patronas. “Una emoción, un gusto, una emoción de ver que van y que lleguen… cuando no se da todo, me siento mal porque digo: no les di a todos y siento como que el corazón me ataca y cuando se les da a todos, me siento contenta y siento hasta calor… me dicen que Dios la bendiga abuelita, gracias abuelita… y yo pues les digo ‘adiós hijo, que te vaya bien, que Dios te acompañe’” Dice una de las mujeres de mayor edad del grupo, quien a pesar de la dificultad de la tarea, sigue adelante. Estas mujeres valientes, saben que los migrantes tienen derechos, que son personas que valen tan solo por el hecho de ser humanos, sin importar de donde vienen, ni por qué razones. Esta mezcla de compasión, sabiduría y caridad, es lo que hace de Las Patronas ejemplos dignos de que cuando se quiere ayudar a alguien, no es necesario hacerlo con reflectores y altas voces, sino con el corazón y haciendo pequeños esfuerzos que sirven y cambian la vida de una persona, en un segundo, mientras el tren pasa frente a ti.

Descarga la aplicación

en google play en google play