Escúchenos en línea

Túnez trabajará con Italia para detener ola de migración

Túnez. Reuters. | 15 de Febrero de 2011 a las 00:00
Túnez aceptó el martes ayuda técnica de Italia para combatir la marea de inmigrantes ilegales que desembarcó en una pequeña isla del país europeo desde que los tunecinos derrocaron a su presidente. Según estimaciones de la UE, unos 5.500 tunecinos han llegado a Italia en los últimos días, un ingreso que el Gobierno del país europeo ha calificado de emergencia humanitaria y del cual responsabilizó a los disturbios dentro de Túnez. En un signo de que la seguridad mejora gradualmente, el Ministerio del Interior de Túnez extendió el martes un estado de emergencia, pero levantó el toque de queda nocturno que fue declarado en el punto más álgido de las protestas el mes pasado contra el por entonces presidente Zine al-Abidine Ben Ali. La agencia TAP informó que el acuerdo fue alcanzado en negociaciones el lunes a última hora entre el ministro de Relaciones Exteriores italiano, Franco Frattini, y el primer ministro interino tunecino, Mohamed Ghannouchi. Según lo citó TAP, Frattini dijo que Italia y Túnez habían acordado un marco para la cooperación que respete la soberanía del país africano para contener la inmigración ilegal. Bajo el acuerdo, Italia daría a Túnez ayuda práctica incluyendo "una red de radares y buques rápidos que será operada por los tunecinos", señaló Frattini a TAP. Roma también proporcionará 100 millones de euros en ayuda, aliviará las restricciones de viaje a Túnez para los ciudadanos italianos y podría considerar elevar las cuotas de ingresos de inmigrantes tunecinos a Italia, agregó. El flujo de inmigrantes ilegales causó una disputa diplomática, con Túnez acusando a Roma de infringir su soberanía después de que un ministro italiano sugirió enviar policías al país africano para detener el flujo de personas que llegan a Lampedusa. Manifestantes tunecinos terminaron con 23 años de poder de Ben Ali el 14 de enero, en un levantamiento popular que sirvió como inspiración para la revuelta de Egipto que forzó al presidente Hosni Mubarak a renunciar la semana pasada. Desde la partida de Ben Ali, el Gobierno interino ha estado dando pasos vacilantes hacia la estabilidad, pero la policía ha desaparecido en muchos lugares, mientras que huelgas y protestas han afectado la economía. Túnez desplegó esta semana soldados en los estrechos de la costa desde donde los migrantes, con frecuencia en botes hacinados y desvencijados, salían para la isla italiana de Lampedusa, que yace mar adentro de la costa del Norte de Africa.

Descarga la aplicación

en google play en google play