Escúchenos en línea

Legisladores Carolina del Norte discuten leyes antiinmigrantes

Charlotte. EFE. | 16 de Febrero de 2011 a las 00:00
Los legisladores de Carolina del Norte comenzaron a discutir este miércoles una serie de proyectos de ley que afectan a la comunidad indocumentada que van desde investigar a solicitantes de servicios sociales hasta negar el acceso a estudios superiores. La Asamblea del estado, de mayoría republicana, inició sesiones debatiendo las medidas, que aunque hasta el momento no son como la SB1070 de Arizona -como esperaban los líderes pro-inmigrantes-, si son muy perjudiciales para los "sin papeles". La que se encuentra más avanzada en la Cámara de Representantes es la HB28, que ya ha tenido dos discusiones con la de hoy en el comité judicial de la entidad y que obliga a los Departamentos de Salud y Servicios Sociales del estado proveer la información personal del solicitante de beneficios a las agencias policiales con el fin de "adelantar investigaciones y localizar fugitivos" de la ley. Esto incluye además a los familiares inmediatos e inclusive políticos del individuo como esposa, esposo, madre, padre, hermanos, hermanas, abuelos, nietos aunque aclara que no se puede divulgar los datos de salud del solicitante protegidos por la ley federal. Los funcionarios de la dependencia que no cumplan con la disposición podrán ser multados y acusados de un delito menor. Según Irene Godínez, de la Coalición Latinoamericana, organización pro-inmigrante con sede en Charlotte, la HB28 no avanzará tan rápido como esperaba el patrocinador, la representante Shirley Randleman, porque viola algunos estatus de la dependencia de salud y servicio sociales. "Hay más preguntas que respuestas y no creo que será aprobada de la manera que está escrita", afirmó hoy a Efe Godínez. El año pasado, el comisionado republicano Bill James, del condado Mecklenburg, al que pertenece Charlotte, causó controversia al proponer que los servicios sociales entregaran a inmigración la lista de padres de niños estadounidenses indocumentados. La medida fue rechazada por el pleno de la junta por considerarla "riesgosa", por las implicaciones legales ante posibles demandas por su carácter "discriminatorio" e inclusive en violación a las disposiciones del Gobierno federal. Otra legislación en análisis es la HB33, del representante republicano George Cleveland, que se ha convertido en patrocinador de leyes anti-inmigrantes en Carolina del Norte, que ataca directamente a la matrícula consular mexicana. La propuesta exige a los individuos la presentación de una identificación otorgada por el estado como licencia de conducir, ID, o documentos de inmigración que compruebe la legalidad de la persona aunque acepta los pasaportes de países extranjeros. Asimismo, niega a las municipalidades la posibilidad de aprobar ordenanzas que acepten otras formas de identificación como ocurrió en noviembre pasado en Durham, una ciudad cercana a Raleigh, capital del estado, que desde entonces acepta la matrícula mexicana como identificación para la policía. Esta decisión se consideró un "triunfo" para el Consulado de México en las Carolinas y un "alivio" para la comunidad mexicana de la zona, ante la falta de una licencia de manejo o ID que los identificase ante las autoridades. En cuanto al HB11, que solicita negar el acceso definitivo a los estudiantes sin documentos a los colegios comunitarios y universidades aun pagando matrículas como extranjeros, se encuentra estancada en el comité de educación de la cámara. Organizaciones como el Centro de Justicia de Carolina del Norte han rechazado la medida argumentando con estudios que el estado necesita trabajadores preparados para enfrentar los retos del futuro, especialmente en el ámbito comercial. Por último, el proyecto HB36 cubre el aspecto de la mano de obra indocumentada y prohíbe a los gobiernos locales y al estado realizar contratos con empresas que emplean a mano de obra indocumentada. A su vez, ordena a estos verificar y certificar el estado migratorio de sus trabajadores. Esta propuesta apenas se encuentra en su primera discusión. "Todavía está muy temprano en el proceso legislativo pero hay que estar pendientes", enfatizó Godínez. La gobernadora demócrata, Beverly Perdue, no ha querido tratar el tema migratorio, ya que en este momento se encuentra concentrada en el presupuesto estatal que presentará mañana, que busca cubrir el déficit fiscal de más de dos mil millones de dólares.

Descarga la aplicación

en google play en google play