Escúchenos en línea

La pesadilla de los ilegales en EEUU

Los Angeles. Diario La Opinión. | 24 de Febrero de 2011 a las 00:00
No tener derecho de residencia legal en cualquier país es muy difícil. Sin papeles no se consigue trabajo y se cierran todas las puertas. Sin embargo, hasta ahora, Estados Unidos había sido relativamente permisivo con ciudadanos indocumentados al permitirles conducir, alquilar vivienda, recibir servicios de salud y obtener una educación. Pero el panorama está cambiando. El 2011 promete ser un año muy difícil para los inmigrantes que no tengan documentos. Por un lado, se enfrentan a la intolerancia creciente de la población y, por el otro, a la creación de nuevas leyes que dificultan su permanencia en el país. Está muy cerca de ser aprobada una ley que no dará ciudadanía americana a los niños de indocumentados que nazcan en Estados Unidos, el gobierno ha batido récords de deportaciones y cada vez está más duro con las empresas. El gobierno de Barack Obama no sólo ha realizado una cifra récord de deportaciones en lo que va de su administración sino que está lanzando una red más amplia contra compañías y negocios para cerrar las puertas de empleos a inmigrantes sin papeles. Hace unos días un millar de empresas o compañías de todo el país comenzaron a recibir órdenes de entregar a ICE una serie de documentos que van más allá de lo que le estaban pidiendo hasta ahora. La documentación incluye los usuales formularios de verificación de empleo (I-9) de sus empleados actuales, pero también de los contratados en los últimos tres años o despedidos en el último año, los detalles y documentación de los contratistas con los que trabajen y también de los dueños de la licencia del negocio. Abogados especializados en asesorar a negocios en el cumplimiento de estos requisitos indicaron que, en efecto, "refleja un alcance mucho más amplio" en el tipo de acción legal que el gobierno está llevando a cabo para asegurar que compañías grandes y pequeñas no contraten a indocumentados. "Parece que están buscando información no sólo para imponer multas civiles sino también emprender más casos criminales", opinó el abogado Scott Cooper, especialista de la firma Fragomen, Del Rey, Bernsen y Loewy. El énfasis de la aplicación de las leyes que castigan a empleadores por dar trabajo a indocumentados ha cambiado durante el gobierno de Barack Obama. Antes se hacían menos casos contra los dueños y más redadas para arrestar a trabajadores. Los arrestos a trabajadores han bajado y las acciones legales contra empleadores han subido notablemente, así como las multas impuestas a estos empresarios por incumplimiento de leyes relacionadas a la verificación de documentos de sus trabajadores. Las cifras de ICE reflejan esta tendencia: En el año 2008 se arrestó a casi mil empleados en redadas a empresas, mientras que en 2010 sólo hubo 440 arrestos. Sin embargo, el número de inspecciones de documentos de empleo pasó de unas 500 anuales a más de 2000 y las multas impuestas a compañías subieron de menos de 700,000 dólares a casi 7 millones. Todo indica que este nuevo énfasis continuará. ICE acaba de abrir un centro de auditorías de empresas (Employment compliance Inspection Center) en el estado de Virginia, lo que facilitará a la agencia hacer investigaciones a gran escala. "Esto es un aviso a empleadores o compañías grandes para indicar la intención de ICE de que ahora habrá más control sobre ese tipo de empresas", afirmó en una entrevista la abogada Jennifer Parser, del bufete Poyner Spruill, con sede en Carolina del Norte. Parser indicó que de la misma manera que ICE recientemente aplicó esta estrategia contra la cadena de comida mexicana Chipotle, obligando a la empresa a despedir a numerosos empleados, seguramente lo seguirá haciendo en empresas que tienen alto porcentaje de trabajadores indocumentados como agricultura, comida y hospitalidad o servicios. Agregó la abogada que este avance agresivo contra empresas está "obligando a las mismas a ser más meticulosas", en la documentación y probablemente también en seleccionar a quienes contratan. ICE no ha publicado una lista de las empresas a las que enviaron las órdenes. El comunicado oficial de ICE señala que "estas inspecciones determinarán si estos negocios están violando las leyes de empleo de los Estados Unidos y se enfocarán en empleadores de todos los tamaños y de cada estado de la nación.No nos concentramos en una industria en particular, pero ninguna está inmune del escrutinio", señalan. Estas no son leyes nuevas, sino que están en los libros desde 1986 cuando se aprobaron las sanciones a empleadores que acompañaban a la ley de Amnistía, pero nunca se han aplicado con demasiada intensidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play