Escúchenos en línea

Los texanos quieren leyes de más estrictas contra los inmigrantes

Houston. Houston Chronicle. | 25 de Febrero de 2011 a las 00:00
Una clara mayoría de los texanos quiere leyes más estrictas contra la inmigración ilegal, así como rechazar la ciudadanía estadounidense automática para los hijos de inmigrantes indocumentados que han nacido en Estados Unidos, según un sondeo realizado por la Universidad de Texas y la publicación online Texas Tribune. Los votantes de Texas también quieren combatir la inmigración ilegal mediante el castigo de los empleadores que contraten a inmigrantes indocumentados. Asimismo, desean eliminar que los hijos de inmigrantes indocumentados puedan favorecerse de las tarifas de matrícula que pagan los residentes del estado en las escuelas y se oponen a que esos inmigrantes puedan hacerse ciudadanos. Sin embargo, el sondeo destaca una división racial y partidista en cuanto al tema de inmigración. La encuesta indica que el 53 por ciento de los entrevistados cambiarían la enmienda 14 de la Constitución, la cual garantiza la ciudadanía estadounidense a todos los nacidos en territorio de Estados Unidos, independientemente del estatus inmigratorio de sus padres. Otro 37 por ciento se opone a eso, mientras que el 10 por ciento se declaró indeciso. El asunto de la ciudadanía por nacimiento ha dividido a los texanos en categorías raciales y étnicas. El 63 por ciento de los blancos anglosajones favorece la revisión de la enmienda 14, en comparación con el 34 por ciento de los hispanos y el 32 por ciento de los afroamericanos. El gobernador Rick Perry ha hallado oro político con su decisión de catalogar como una “emergencia” el asunto de las ciudades santuario, que son aquellas donde la policía local no hace cumplir de manera activa las leyes federales de inmigración. Según el sondeo, el 69 por ciento de los texanos está de acuerdo con la postura del gobernador. Sólo el 17 por ciento se opone. El 70 por ciento de los encuestados considera que los policías deben verificar el estatus inmigratorio de aquellos que sean sospechosos de haber entrado en el país de manera ilegal. Sólo el 25 por ciento se opone a esta medida. Asimismo, el 59 por ciento de los texanos desea revocar una ley que proporciona a los hijos de inmigrantes indocumentados la posibilidad de pagar las tarifas de matrícula escolar fijadas para los residentes del estado. El 27 por ciento se opone a esa medida. Casi 9 de cada 10 texanos respalda que los empleadores tengan que verificar el estatus inmigratorio de todos sus trabajadores. La misma proporción apoyan también multar a aquellos que empleen a inmigrantes indocumentados de manera intencional. Este apoyo varía en dependencia de la raza, sexo, edad y partido de los encuestados. Con respecto a crear una vía para que los inmigrantes indocumentados se hagan ciudadanos estadounidenses, el 54 por ciento de los entrevistados se opone y, de esos, el 41 por ciento manifiesta una fuerte oposición. Dos de cada 5 personas entrevistadas aprueba la creación de esa vía, mientras que el 17 por ciento la favorece fuertemente. En general, los republicanos se oponen a dicha medida mientras que los demócratas están a favor de la misma. Sin embargo, el 61.3 por ciento de los anglosajones de raza blanca se opone. Con respecto a la raza y etnia, el apoyo a esa legislación varía entre hispanos, negros y anglosajones blancos con el 61.3 por ciento, el 48.5 por ciento y el 31.4 por ciento, respectivamente.

Descarga la aplicación

en google play en google play