Escúchenos en línea

Inmigrantes, extraterrestres y malhechores se dan cita en Washington

Washington. EFE. | 4 de Marzo de 2011 a las 00:00
En inglés se usa la misma palabra para referirse a los inmigrantes y a los extraterrestres, "Alien", una coincidencia que el artista ecuatoriano José Torres-Tama aprovecha en su nueva obra para denunciar los prejuicios contra los hispanos. En "Inmigrantes, extraterrestres, y malhechores", que se estrena hoy en el Teatro Hispano Gala de Washington, Torres-Tama recurre a la sátira para criticar la "persecución" y los "crímenes" que, a su juicio, sufren los latinos en EEUU. Así lo explicó el artista en una entrevista con Efe, en el día en que su obra bilingüe llega a la capital estadounidense, donde podrán verse dos sesiones este fin de semana. Durante 72 minutos, ocho personajes interpretados por Torres-Tama desfilan por un escenario que báscula del verde fluorescente al rosa más fucsia. Se trata de una obra de teatro donde el movimiento y la rima comparten protagonismo con la música clásica, de la mano de un Ave María español del siglo XIII, que interpreta la esposa del artista. "Verde, que me siento verde, como el extraterrestre verde, como mi tarjeta verde, que me marca como verde ilegal", recita con enojo un alienígena enmascarado al comienzo de la obra. Con este potente arranque, Torres-Tama pone de relieve la ironía de que el permiso de residencia permanente en EEUU se conozca popularmente como la "tarjeta verde", el color de los extraterrestres por antonomasia. Al artista, que ha vivido la mayor parte de su vida en Estados Unidos, le gusta bromear con que el hecho de que él mismo ha sido un alienígena permanente en el país durante más de cuarenta años, hasta que consiguió la doble nacionalidad hace dos. La crisis económica ha dejado atrás lo que Torres-Tama llama "el boom latino de los noventa", una época en la que los estadounidenses "suspiraban" por la cultura y los ritmos venidos del sur del continente, y en la que se afanaban en emular el movimiento imposible de las caderas de artistas como Ricky Martin. "Sin embargo, ahora estamos en un momento de persecución al inmigrante. No se reconoce nuestra contribución, sino que nos culpan de un cataclismo económico que crearon los mismos que prodigan su odio contra nosotros", denunció el artista, muy crítico con el partido republicano y el movimiento conservador Tea Party. Precisamente a ellos se dirige uno de los personajes de este solo teatral, quien, con acritud y rabia, dice: "esos pendejos patriotas que patrullan nuestros sueños con sus pesadillas de odio". Torres-Tama, que ayer cumplió 50 años, muta en siete roles diferentes, ya que uno de los protagonistas es él mismo, que huyó de su Ecuador natal cuando aún era un niño, con la única compañía de su madre. "Yo soy siempre el señor de aquí y de allá, el hombre sin país", lamenta en un pasaje de la obra. Para escribir esta "performance", que él define como "atrevida" y "negra", el artista entrevistó a inmigrantes latinos de Nueva Orleans (Luisiana), donde reside, Houston (Texas), y Washington. De estos encuentros surgió el personaje de un obrero latino que llega EEUU con 19 años para reconstruir la ciudad de Nueva Orleans, dos semanas después de que fuera arrasada por el huracán Katrina, "como muchos otros hispanos", recuerda Torres-Tama. Asimismo, el artista se convierte en mujer sobre el escenario para narrar la historia real de una nicaragüense que cruza la frontera a los ocho años,junto a sus tres hermanas, para huir de la guerra que asola su país. Esta historia conmovió a una espectadora que acudió a la obra en su estreno en Nueva Orleans. "Me dijo que en todos los años que lleva en EEUU nunca había pisado un teatro, porque nunca pensó que las obras pudieran hablar de su vida. La historia de la mujer nicaragüense es su propia historia", explicó el artista.

Descarga la aplicación

en google play en google play