Escúchenos en línea

Niños chapines son explotados en ingenio azucarero de Chiapas

Ciudad Guatemala. Por CArolina Gamazo, La Prensa Libre. | 12 de Marzo de 2011 a las 00:00
El trabajo en condiciones de semiesclavitud en ingenios y ranchos al otro lado de la frontera sigue persisitendo. De hecho, lejos de disminuir, el número de guatemaltecos que se desplazan a trabajar a fincas de Chiapas cada vez es mayor, según denuncian comités de campesinos de Chiapas. Uno de los lugares donde hace unos días trascendió a diarios mexicanos las pésimas condiciones laborales es el ingenio azucarero San Francisco Pujiltic, ubicado en Venustiano Carranza, a dos horas de Tuxla Gutiérrez. Según denuncia el Comité de Campesinos Pobres (CCP), un número de guatemlatecos que se desplaza diariamente ya supera al de mexicanos. Niños desde siete años "Son niños desde siete hasta hombres adultos, a quienes un hombre encargado de la producción paga 20 pesos por una tonelada de corte de caña, lo cual es un trabajo agotador", afirmó Juan Méndez Moreno, representante de CCP al diario mexicano El Herlado de Chiapas. "Por ser inmigrantes, muchas veces carecen de todo sistema de protección y garantías, y los finqueros prefieren contratar a este tipo de trabajadores, resulta más beneficios", agregó en referencia a este tipo de situaciones Álvaro Caballeros, representante de la Mesa Nacional Para las Migraciones de Guatemala (Menamig). Cancillería investigará caso Andrea Furlan, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala, afirmó desconocer la situación de esta finca, pero agregó que investigarán el caso del ingenio San Francisco Pujiltic. Furlan añadió que la mayoría de estos trabajadores provienen de departamentos como Huehuetenango, San Marcos y Quetzaltenango, que poseen un permiso de trabajo en México de trabajadores transfronterizos. Sin embargo, estos permisos no son dados a los niños, que según denuncia el representante del Comité de Campesinos de esta finca, conforman una gran proporción de los trabajadores. "A los nueve años ya son expertos" "A los siete años ya son trabajadores y al cumplir los nueve ya son expertos. A sus 16 ya cortan unos 24 puños diarios, que equivalen a 24 toneladas, pero cuando la caña es mala o seca es más difícil el trabajo, y tienen que hacer un esfuerzo mayor", agregó Juan Méndez Moreno. Es algo muy común, tal y como revela este diario en su informe, ver camiones repletos cargados de guatemaltecos entrar y salir todos los días del municipio cargados de mujeres y niños. Una situación muy común Según datos ofrecidos por Menamig, entre 75 mil y 85 mil trabajadores agrícolas transfronterizos se desplazan anualmente a Chiapas para trabajos de corte de café, plátano, papaya o caña. "Al existir esta tradición tan establecida, muchas veces no se recurren a los permisos de trabajo y ahí es donde se dan los abusos", agregó Caballeros, representante de Menamig. Fiscalía de Trata de personas de México investiga casos El pasado mes de noviembre, 101 guatemaltecos, entre los que se incluían mujeres y niños, fueron liberados de la finca bananera La Herradura, en Tapachula, Chiapas. Estas personas se mantenían trabajando en condiciones de esclavitud: no recibían una remuneración por su trabajo, se mantenían hacinados y muchos de ellos imposibilitados de salir de la finca. En aquel momento, una investigación de la Fiscalía de Delitos de Violencia contra Mujeres y Trata de Personas en México logró rescatarlos mediante un operativo conjunto de las fuerzas militares y policiales. Según afirmó en aquel momento Sara Irene Herrerías, fiscal mexicana, esta fiscalía se encontraba investigando más casos sobre explotación en fincas. Añadió que la escasa cultura y altas necesidades vitales de los guatemaltecos les hacía aceptar estos trabajos.

Descarga la aplicación

en google play en google play