Escúchenos en línea

Aumenta la intolerancia hacia migrantes CA en México

Ciudad de México. El Universal. | 21 de Marzo de 2011 a las 00:00
Una encuesta hecha por el Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE) en 2010 demuestra que los mexicanos cada vez se vuelven menos tolerantes a la migración indocumentada, pues 79% de los entrevistados afirma estar de acuerdo con imponer controles fronterizos en el país. Las entrevistas, realizadas a dos mil 400 personas, muestran cómo la receptividad de los migrantes se divide entre los que llegan con permiso y los indocumentados. Los resultados revelan que 66% de los mexicanos están de acuerdo con deportar a los indocumentados y sólo 34% está a favor de permitir la entrada sin obstáculos a extranjeros. Un 22% apoya el construir un muro en la frontera sur. En la encuesta también se evalúa la empatía que existe hacia los extranjeros. Los inmigrantes mejor evaluados son los no latinoamericanos. Los estadounidenses son los que generan mejor percepción, seguido de los españoles. Los ciudadanos de Guatemala y Colombia son los que generan las peores percepciones entre los mexicanos. Sólo 36% tiene una percepción favorable de los guatemaltecos. De entre la comunidad latinoamericana, los argentinos son los mejor apreciados. El apoyo a la migración se modera más según los atributos de los migrantes, datos contenidos en la encuesta México, las Américas y el Mundo revelan que una mayoría amplia de la sociedad concuerda en que los extranjeros deberían reunir ciertos requisitos para permitirles que vengan al país. Requisitos indispensables El documento, que recoge la percepción sobre las relaciones internacionales de México, dice que 86% juzga importante que quien quiera venir a residir al país hable español, 86% considera es importante que esa persona tenga una profesión u oficio necesario para México, 81% dice que deben tener un buen nivel educativo. Además, 67% prefiere que provengan de un país con una cultura similar a la nuestra, 65% dice que es muy importante que tengan dinero y 64% que tengan familiares aquí. En general los mexicanos valoran positivamente la migración, ya que 63% tienen una opinión favorable sobre los extranjeros que viven en el país. Asimismo, 53% juzga que el número de extranjeros en el país es adecuado, pero 32% de los mexicanos dicen que ya hay muchos extranjeros aquí. Para la mayoría de los mexicanos la migración acarrea ventajas. De los entrevistados, 77% está de acuerdo con la opinión de que los extranjeros traen ideas innovadoras, mientras que 76% está de acuerdo en que los migrantes contribuyen a la economía mexicana. Poco más de la mitad, un 55%, rechaza la aseveración de que los extranjeros generan in seguridad, pero 45% se divide entre los que no saben y los que creen que sí. Aunque 54% discrepa con la afirmación de que los extranjeros le quitan empleos a los mexicanos, el otro 45% no esta tan seguro en esto. Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), dice en entrevista que estos datos se agregan a información que ellos tienen, que dice que 40% de los mexicanos aprueban que se detenga a una persona por el simple hecho de parecer extranjero. Bucio adelanta que de acuerdo con datos de la Encuesta Nacional de Discriminación 2010, que será presentada a inicios de abril, la sociedad mexicana parece tener apertura a la diversidad cultural y la religiosa, pero tiene muy arraigada la discriminación racial. “Los extranjeros pueden ser tolerados en su cultura, religión y costumbres, pero también tienen otro color de piel u otro origen étnico, características por las que sí existe discriminación”, dijo Bucio. No endurecerán medidas El internacionalista de la UNAM y de la Universidad Iberoamericana Martín Íñiguez afirma que la sociedad mexicana siempre ha sido xenófoba. El académico asegura que un sector de la población sí ve con temor la migración, especialmente a la centroamericana. Descarta que este reclamo social pueda llevar al gobierno federal o a algunos estatales a endurecer políticas migratorias como en Estados Unidos, pues México, luego de la muerte de los 78 migrantes en Tamaulipas, está presionado internacionalmente. “Si un partido o gobernante intentara criminalizar todavía más a los migrantes, enviar al ejército mexicano a la frontera con Guatemala o dar capacidad a los policías como agentes migratorios, sería un suicidio político”, dijo Íñiguez.

Descarga la aplicación

en google play en google play