Escúchenos en línea

Italia le quiere dar 1.700 euros a indocumentados para que se vayan

Lampedusa, Italia. ANSA. | 26 de Marzo de 2011 a las 00:00
El gobierno italiano está estudiando la posibilidad de dar una "dote" de unos 1.700 euros a los inmigrantes clandestinos que están en territorio de Italia y acepten regresar a su país, anunció el canciller Franco Frattini, tras una visita a Túnez. En declaraciones al diario Corriere della Sera, el canciller precisó que Italia está dispuesto a ofrecer una cifra de 1.700 euros por cada inmigrante que aceptará regresar a su país, donde será ayudado a crear una actividad o encontrar un empleo, de modo que no tenga más necesidad de emigrar. La "dote" que será puesta a disposición de todo clandestino que aceptará voluntariamente repatriar llegará de los fondos de la Unión Europea, que podrían ser anticipados por Roma, indicó Frattini. La propuesta del canciller hizo enfurecer a Umberto Bossi, líder de la Liga Norte (aliado clave del gobierno de Silvio Berlusconi), quien declaró: "¿por qué pagar? Yo no les daría nada, los cargaría y los mandaría para atrás y si vuelven, los llevamos nuevamente a su casa". Estas nuevas polémicas sobre el crítico tema de la inmigración han estallado mientras en Lampedusa, la más cercana de las islas italianas a las costas africanas, sigue siendo objeto de desembarques de parte de norafricanos. La oleada de inmigrantes que llega a la pequeña y bella isla del Mediterráneo ha provocado una emergencia humanitaria entre los clandestinos y aumentado las tensiones entre los mismo migrantes y la población local. Al grito de "Libertad, libertad" numerosos tunecinos abarrotados desde hace días cerca del puerto asaltaron por ejemplo un container de alimentos, protestas que estallaron a raíz de las largas esperas para poder comer. Los migrantes sostienen sentirse prisioneros y piden ser trasladados cuanto antes, mientras por otra parte Roma ha puesto en marcha un plan de 'vaciamiento rápido' de la isla. En la noche entre el viernes y sábado, la nave militar San Marco zarpó desde Lampedusa con 440 migrantes que serán llevados a otra ciudad del sur italiano, Taranto, mientras otros mil extranjeros llegados en los días pasados serán embarcados mañana en uno de los dos transbordadores de pasajeros alquilados para acelerar las partidas. Los inmigrantes serán trasladados a varias regiones italianas, indicó el ministro Maroni, precisando que ninguna región quedará excluida, con excepción de Abruzos, que aún está sacudida por el terremoto que sufrió hace dos años. El objetivo del gobierno italiano es tranquilizar la situación en la isla, vista la exasperación de los residentes, que suman unas 5 mil personas, mientras en los días pasados en la ísla había un número superior de clandestinos. Las autoridades nacionales están por otra parte preocupadas por la repercusión que estos problemas podrían tener sobre la temporada turística de la isla, cuyos habitantes tienen precisamente al turismo como principal fuente de sustentación económica.

Descarga la aplicación

en google play en google play