Escúchenos en línea

Ministro francés llama a colaborar para afrontar inmigración en Europa

Roma. EFE. | 2 de Abril de 2011 a las 00:00
El primer ministro francés, François Fillon, apostó por la colaboración para afrontar el problema de la inmigración en Europa, a raíz de las revueltas en varios países del norte de África y aseguró que Francia está respetando los acuerdos de Schengen en las fronteras. "No creemos que cada país deba afrontar solo esta situación", dijo Fillon en relación a la cuestión migratoria en una entrevista que publica hoy el diario italiano "Corriere della Sera". "Tenemos que reforzar juntos la vigilancia de las costas y Europa tiene que apoyar también financieramente a Italia, que soporta los costes de la ayuda temporal a estas personas", añadió. El primer ministro francés se refirió a las críticas surgidas en Italia en los últimos días, después de que el ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, criticase el pasado miércoles la decisión de Francia de no permitir el paso por sus fronteras a un grupo de 70 tunecinos a través de la frontera de Ventimiglia (Italia). "Nos atenemos a los acuerdos de Schengen. No hay otra solución que reconducir a los inmigrantes clandestinos a sus países de origen, a través del país de entrada en la Unión Europea. Pero no hemos cerrado la frontera de Ventimiglia", aseguró. "Propondremos a Túnez la asociación a la UE a cambio de varios compromisos, entre ellos el de devolver a su territorio a los inmigrantes clandestinos", añadió. Fillon habló también de la situación en Libia y consideró que el régimen de Muamar al Gadafi está "condenado, a corto o medio plazo". "Tenemos la sensación de que en torno a Gadafi están aumentando las dudas y las defecciones, pero en el plano militar la situación es aún muy incierta", manifestó. El primer ministro francés defendió la legitimidad de la intervención en el país norteafricano y dijo que Francia no se mostró en ningún momento hostil a la opción de que el control militar pasase a la OTAN. "Francia no ha sido nunca hostil hacia la OTAN en cuanto al control de las operaciones militares, pero hemos rechazado siempre que la organización asumiese también la gestión política de la misión por una razón: la intervención en Libia no debe aparecer como una iniciativa de Occidente contra el mundo árabe, ya que es, sin embargo, una operación pedida por los árabes para evitar una masacre". Fillon reconoció que en Libia, además de una "emergencia humanitaria", existía la "necesidad política de no desalentar un movimiento que reivindica su carácter democrático" y negó que su país tuviera intereses particulares en la intervención. "No existe la más mínima motivación económico-financiera en la iniciativa de Francia", aseveró. Asimismo, el primer ministro francés aseguró que su país no proporciona armas a los rebeldes libios y se mostró favorable a conceder la "impunidad" al exministro de Relaciones Exteriores de Libia Moussa Koussa, ya que ello podría favorecer las defecciones en el régimen libio.

Descarga la aplicación

en google play en google play