Escúchenos en línea

Buscan policías boricuas para reprimir a latinos en Carolina del Norte

Charlotte, Carolina del Norte. EFE. | 20 de Mayo de 2011 a las 00:00
Ante el crecimiento de la comunidad hispana en Carolina del Norte, la Policía busca diversificar su fuerza pero al no encontrar suficientes candidatos calificados y bilingües, reclutará en Puerto Rico al personal que necesita. Cuatro oficiales del Departamento de Policía de Charlotte-Mecklenburg (CMPD), la fuerza policial más grande del estado con 1.758 agentes, de los cuales 35 son hispanos y otros 16 hablan español, además de 18 empleados bilingües, estarán en la isla caribeña desde el próximo lunes y por cuatro días para entrevistar a posibles candidatos. Según cifras del Censo, hay 800.120 hispanos en Carolina del Norte, un 111 por ciento más que la década pasada, que ahora representan el 8,4 por ciento del total de la población. La mayoría sigue siendo de origen mexicano (486.960), otras nacionalidades como sudamericanos, centroamericanos y dominicanos suman 223.281, puertorriqueños contabilizan 71.800, y cubanos 18.079. Charlotte es la ciudad más grande y poblada del estado, donde habitan 95.688 latinos que conforman el 13,1 por ciento de su población. Mientras que el condado Mecklenburg creció 32 por ciento desde 2000 con 919.628 residentes, de los cuales 12 por ciento son latinos o 111.944. Según el capitán Gerald Smith, encargado del reclutamiento en CMPD, más de 500 personas han mostrado interés en la oferta laboral de Charlotte, que se dio a conocer por medios escritos con avisos pagados por la Comisión de Empleo de Puerto Rico. También con acuerdos establecidos con el Pentágono para llevar la información a reservistas y personal jubilado del ejército. "Lo han hecho otros departamentos grandes como Baltimore, Washington D.C. y Atlanta, obteniendo buenos resultados. Los puertorriqueños son ciudadanos americanos, bilingües. Necesitamos diversificar más nuestra fuerza", afirmó Smith a Efe. Los reclutadores viajarán a las ciudades de San Juan, Ponce, Mayagüez y Caguas, donde ofrecerán orientación a los interesados, un examen escrito inicial y los que lo aprueben deberán trasladarse a Charlotte para continuar con el proceso de contratación. El departamento necesita en la actualidad 20 nuevos oficiales y quizás muchos más los próximos meses en parte por el desarrollo el próximo año de la Convención Nacional Demócrata (DNC) en la ciudad. Para Maggie Giraud, presidenta de la Sociedad Cultural de Puertorriqueños en Charlotte, la noticia del reclutamiento en Puerto Rico ha sido bien recibida en la isla y considera que será beneficiosa "para ambas partes". "Hay gente profesional universitaria que no tiene trabajo, el desempleo llega al 17 por ciento, los puertorriqueños que tomen la oportunidad traerán experiencia y llegarán a Estados Unidos con un trabajo estable y, sobre todo, respetado y muy apreciado por la comunidad", apuntó Giraud a Efe. El salario inicial de un oficial en Charlotte es 37.000 dólares al año en comparación con los 25.000 que gana un agente en Puerto Rico. De acuerdo con el sargento Dan Castillo, de origen puertorriqueño y experimentado reclutador en CMPD, ha sido muy difícil encontrar candidatos hispanos y con dominio del español en otros estados de la unión e, inclusive, en la ciudad. "Si vamos a Florida, California o Texas, la gente prefiere quedarse junto a su familia, evitan reubicarse. Con los militares es más fácil porque están acostumbrados a mudarse. Ojalá podamos traernos personas de Puerto Rico porque el departamento de Charlotte ofrece buenas oportunidades laborales", enfatizó. Castillo agregó que el departamento ha invertido recursos en el pasado en atraer a la comunidad local, pero que el mayor obstáculo que han enfrentado ha sido que muchos no son todavía ciudadanos americanos. Para el veterano de más de 10 años en CMPD, Alex Cruz, criado en Nueva York de padres puertorriqueños, los nuevos agentes que contrate la policía de Charlotte tendrán la ventaja de conocer la cultura hispana. "No es solamente hablar con la gente en español. Hace falta comprender su cultura, para que nos tengan confianza y nos cuenten lo que pasa en su vecindario y así prevenir el crimen", explicó a Efe Cruz. El agente lleva 5 años como coordinador comunitario en un distrito policial de Charlotte con alta concentración de latinos. Su labor es establecer relaciones con los inmigrantes, que se le ha hecho relativamente más fácil por ser bilingüe. "El objetivo del departamento es tener la mayor cantidad de patrullas en las calles para que la gente se sienta segura, que acudan a nosotros en caso de problemas, con más oficiales hispanos será mejor, rompemos un poco la barrera que existe", apuntó. El próximo curso de la academia de policía en Charlotte inicia el mes de septiembre.

Descarga la aplicación

en google play en google play