Escúchenos en línea

Una nica, ejemplo de cómo aprender a leer es básico para superar la pobreza

Agencia EFE. Desde Madrid, España. | 14 de Marzo de 2007 a las 00:00
Una nicaragüense fue la estrella este miércoles, durante la presentación en Madrid del Plan Iberoamericano de Alfabetización y Educación Básica, una apuesta por eliminar el analfabetismo de América Latina en ocho años, como se prometió en la XV Cumbre Iberoamericana celebrada en Salamanca (España) en 2005. En esta presentación, hizo su testimonio la nicaragüense Cruz del Carmen Rojas, participante en el Programa de Alfabetización y Educación Básica de Adultos de su país y convertida en ejemplo del éxito de este tipo de planes. Con 33 años y seis hijos, Cruz del Carmen venció la marginación en la que estaba inmersa gracias a su acceso a la educación primaria para adultos y a un curso de habilitación laboral sobre estética y belleza que ahora le ha permitido crear su propia empresa. "Sirvió para recuperar mi autoestima", destacó esta nicaragüense como el principal beneficio de esa oportunidad. El plan fue presentado en un acto presidido por el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, en la Casa de América, al que asistieron la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera; el secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, y el secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), Alvaro Marchesi. También participaron las secretarias de Estado españolas de Cooperación Internacional, Leire Pajín, y para Iberoamérica, Trinidad Jiménez. Este "ambicioso" plan, como lo definió el heredero de la Corona, "promueve una labor extraordinaria y sobre todo imprescindible. Aspira a erradicar el analfabetismo en Iberoamérica, lo que supone formar a más de 34 millones de personas entre los años 2007 y 2015". Para ello, recordó, se contará con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional, que "lo dotará de las capacidades imprescindibles" para su avance. "Qué enorme satisfacción será llegar al año 2015 y sentirnos orgullosos por los resultados de nuestro esfuerzo presente", afirmó Felipe de Borbón. El plan está coordinado por la OEI a petición de la Secretaría general Iberoamericana (SEGIB) y, como establece su documento base, apuesta por que Iberoamérica se convierta en un "territorio libre de analfabetismo" en ocho años. Entre sus objetivos aparecen el desarrollo de planes nacionales de universalización de la alfabetización, la financiación suficiente y estable para la educación básica de adultos, la promoción de la cooperación multilateral iberoamericana y la creación de estrategias para prevenir el fracaso y abandono escolar El coste estimado del plan está calculado en unos 3.100 millones de euros (más de 4.000 millones de dólares) procedentes de presupuestos nacionales y de la cooperación internacional y regional. "La educación es un derecho social básico para todos los ciudadanos", dijo la ministra española de Educación, quien además insistió en que la alfabetización "es también una deuda y un compromiso ético por parte de los estados". El secretario general iberoamericano apuntó a la "necesidad de grandes pactos nacionales" para afrontar estos gastos. Actualmente, dijo Iglesias, "las cifras siguen siendo inaceptables", con 110 millones de personas que no han acabado la educación primaria, y son el reflejo de la "desigualdad" que marca al continente americano. "La lucha contra el analfabetismo es una acción urgente e imprescindible", que intenta reparar "una injusticia histórica", afirmó por su parte el secretario general de la OEI. Este proyecto es "fruto del compromiso de 23 naciones" y "una apuesta por un destino mejor", sobre todo para millones de mujeres indígenas y de zonas rurales de América Latina que por la presión de sus sociedades no pudieron acceder a una educación mínima, dijo Marchesi. Con esta educación, "podrán comportarse en la sociedad como personas libres y responsables", añadió. La secretaria de Estado de Cooperación Internacional explicó el gran esfuerzo que supondrá la aplicación de esta alfabetización, pues, según la UNESCO, hay trece países de la zona que podrían no alcanzar las metas previstas para 2015. Sin embargo, Pajín insistió en la necesidad de convertir la educación en una prioridad presupuestaria en muchos de esos países, dados los beneficios que la alfabetización tiene para tales estados, dado su carácter de "instrumento ineludible de lucha contra la pobreza". Pajín destacó la cooperación española en este ámbito, que pone énfasis en la educación secundaria y en la formación profesional y vocacional, con apoyos presupuestarios a los países beneficiarios, la condonación de la deuda exterior y la cooperación con otras instituciones internacionales.

Descarga la aplicación

en google play en google play