Escúchenos en línea

Fiscal de EEUU agradece ayuda policial a Nicaragua

Agencia EFE. Desde Washington. | 8 de Junio de 2007 a las 00:00
El fiscal federal estadounidense Michael García agradeció este viernes la colaboración de las policías de España, Nicaragua y Rumanía en la detención en Madrid del sirio Monzer Al Kassar y dos de sus cómplices. A los tres detenidos se les acusa de planear la venta de armas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, la principal guerrilla de este país, para atentar contra intereses de Estados Unidos. El fiscal federal del Distrito Sur de Nueva York explicó en una rueda de prensa algunos detalles de la operación de busca y captura de los sospechosos y de sus actividades, encaminadas a proporcionar armas y personal a las FARC, grupo al que EEUU considera una organización terrorista. El presunto traficante de armas Monzer Al Kassar fue arrestado el jueves en el aeropuerto de Madrid, en tanto que dos presuntos cómplices, Tareq Mousa al Ghazi y Luis Felipe Moreno Godoy, los detuvieron en Bucarest. Las capturas se produjeron "en las últimas fases" de la ejecución de una venta de armas valorada en varios millones de dólares, según el fiscal federal estadounidense. García resaltó que los arrestos "representan la culminación de una larga investigación encubierta de la DEA (Departamento Estadounidense Antidroga) que se ha extendido por el globo y finalmente ha puesto ante la justicia a uno de los mayores traficantes de armas en el mundo". Las autoridades de EEUU acusan a Kassar, Ghazi y Moreno de cuatro delitos de conspiración para proveer apoyo material a una organización terrorista extranjera, de asesinar a ciudadanos y funcionarios de EEUU y tratar de adquirir y usar un misil anti-aéreo. Kassar y Moreno afrontan, además, otro cargo por blanqueo de dinero. El fiscal federal estadounidense explicó que en febrero pasado los acusados comenzaron a reunirse con dos individuos que alegaron representar a las FARC y que en realidad se trataba de informantes de la DEA. "Estos expresaron su interés en comprar armas por valor de millones de dólares que serían usadas para matar a ciudadanos de EEUU en Colombia", explicó el fiscal, y agregó que los acusados estuvieron de acuerdo en ello y comenzaron a planificar cómo ejecutar el acuerdo. El material que se planeaba proveer incluía alrededor de 8.000 ametralladoras, dos millones de paquetes de munición, 120 lanzagranadas, 2.400 granadas de mano y misiles tierra-aire diseñados para derribar helicópteros estadounidenses. A cambio de ese armamento, Kassar y sus cómplices esperaban recibir unos 6 millones de euros, según la fiscalía. "Además de las armas que prometió, Kassar ofreció enviar mil hombres para luchar con las FARC contra militares de EEUU en Colombia", explicó el fiscal, así como proveer toneladas de explosivos y expertos para entrenar a los guerrilleros en su uso. Kassar discutió en su residencia de Marbella (España) los detalles de la operación con los dos presuntos compradores, y después de llegar a un acuerdo activó sus contactos en Rumanía para fabricar allí las armas y dotarlas de la certificación pertinente para que la transacción pareciese legal y tenía por destino Nicaragua, según García. Los acusados también identificaron un barco en Grecia que se encargaría de transportar las armas a Colombia. Durante la investigación, cientos de miles de dólares aparentemente procedentes del comercio de drogas de las FARC fueron enviados desde una cuenta encubierta de la DEA, en Manhattan, a cuentas bancarias en España, que Kassar recibió como pago por las armas, según la fiscalía. El fiscal García subrayó que para Kassar y sus cómplices el acuerdo sobre las armas "era absolutamente real" y demostraron su deseo y su capacidad para apoyar a una organización terrorista. "Conocían que las armas que acordaron vender estaban destinadas a una organización terrorista. Sabían que las armas iban a ser usadas para matar estadounidenses", recalcó. "Quisiera agradecer a las policías de España y Rumanía su firme apoyo en este caso, y también a las autoridades de Nicaragua su participación" subrayó el fiscal federal. Karen P. Tandy, directora de la DEA, señaló, por su parte, que Kassar actúa en la sombra y "dirige un imperio" que arma y financia a insurgentes y terroristas por todo el globo, "y en particular a aquéllos que desean hacer daño a estadounidenses".

Descarga la aplicación

en google play en google play