Escúchenos en línea

400 productores de El Viejo se capacitan en uso de productos orgánicos

Agencia Europa Press. Desde El Viejo, Chinandega. | 14 de Junio de 2007 a las 00:00
Más de 400 productores del municipio de El Viejo, Chinandega, están recibiendo capacitación para la producción y uso de insecticidas orgánicos o "verdes", para mejorar las técnicas para combatir las plagas que afectan a granos básicos como el maíz y de rubros exportables como el ajonjolí, reduciendo además la contaminación del Medio Ambiente. En palabras del presidente de la cooperativa multisectorial "El Progreso", en El Viejo, Enrique Obando, los pequeños productores utilizarán desde el presente ciclo agrícola, insecticidas "verdes", un proyecto con el cual "se quiere demostrar que se puede cosechar sin contaminantes". La acción principal de los insecticidas orgánicos es disminuir el efecto dañino que puedan proporcionar las diferentes clases de insectos que atacan a los cultivos, desde hortalizas y granos básicos hasta cultivos no tradicionales. El árbol de nim es una de las especies forestales más usadas para elaborar abonos orgánicos. Esta nueva forma de hacer agricultura forma parte de un proyecto que financia la iniciativa de Pequeñas Donaciones del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que beneficiará al menos a 400 productores de 42 comunidades rurales de esta zona de El Viejo, que ya han comenzado su formación este fin de semana. El grupo ha comenzado la siembra de cerca de 2.000 manzanas de ajonjolí, arroz y maíz. Con el proyecto se espera que los productores dejen de usar insecticidas tóxicos, evitando que los envases sean lanzados en cualquier lugar para que lleguen a una fosa y que además reciban formación en el tratamiento de esos residuos. "Los siete técnicos contratados trabajan en un proceso educativo para la utilización de insecticidas orgánicos, como el nim, chile y otros métodos para el manejo de plagas", precisó Obando. El plan del grupo es sembrar 1.500 manzanas de ajonjolí para exportarlo a través de la Exportadora del Campo, 300 manzanas de maíz y 200 manzanas de arroz. La cooperativa "El Progreso" logró con siete productores exportar a la empresa japonesa "Itochi" algo más de 35.000 kilos de ajonjolí. La cooperativa "El Progreso" recibirá además un apoyo de 300.000 euros para facilitar créditos a los productores. Se ha establecido también que el primer requisito sea exigir al productor el uso de pesticidas no contaminantes o agroquímicos y en los casos extremos el uso racional de los insecticidas recomendados. Según explica el coordinador de Proyectos de la Fundación para el Desarrollo Tecnológico, Agropecuario y Forestal (FUNICA), Luis Solís, que apoya a la cooperativa en el proyecto, su idea es duplicar las exportaciones de ajonjolí hacia los mercados europeos y japonés. Otra de las metas es lograr certificar 200 fincas para que exporten ajonjolí orgánico cosechado con buenas prácticas agrícolas. Por ahora se selecciona solamente a los productores que están interesados en la producción orgánica. Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en muchos países en desarrollo se adopta la agricultura orgánica como método para mejorar la seguridad alimentaria de los hogares o para reducir los gastos en insumos. Estas practicas pasan por el uso de abonos orgánicos. La FAO también destaca que otro elemento importante de la agricultura orgánica es el trayecto que recorren los alimentos, así como su envasado y almacenamiento. Por ello, es recomendable tener en cuenta toda la cadena de producción y elaboración ––la trazabilidad del producto––, desde la siembra del cultivo, hasta su cosecha, empaquetado y comercialización final. Finalmente, la FAO destaca que la oferta de alimentos orgánicos es, hasta el momento, limitada con relación a la demanda de los mismos, por lo que los productores "cuentan con grandes oportunidades al enfrentarse a mercados insatisfechos o con una creciente demanda".

Descarga la aplicación

en google play en google play