Escúchenos en línea

Gobierno se apunta al mercado del carbono para salir de la crisis energética

Por Néstor Marín, corresponsal en Managua de la agencia cubana Prensa Latina. | 23 de Septiembre de 2007 a las 00:00
Nicaragua, con un déficit de electricidad que obliga hoy a programar cortes de hasta cinco horas diarias, espera solucionar la crisis a partir de fuentes renovables de energía, y obtener también réditos extras en el llamado mercado del carbono. El ingeniero Fernando Castro, gerente general de la firma consultora costarricense Geo Ingeniería, está convencido de que se trata de un negocio perfectamente viable, que podría dejar millones de dólares adicionales al país centroamericano. Castro explicó a Prensa Latina que sus especialistas trabajan actualmente en el proyecto hidroeléctrico Larreynaga, que una vez en operaciones, aportará 17 megavatios hora al sistema electro-energético nacional. La función de Geo Ingeniería es garantizar la reducción de las emisiones de gases responsables de provocar el llamado efecto invernadero. De acuerdo con el gerente costarricense, una vez lograda la certificación internacional de la planta Larreynaga, y de los demás proyectos de energía renovable actualmente en ejecución, Nicaragua podrá competir en el floreciente mercado de las cuotas de emisiones de gases invernadero. El experto asegura que el país podría recibir decenas de miles de millones de dólares por ese concepto, al tiempo que protege su propio medioambiente y la salud de su población. Según estimados, los países más ricos del mundo, con un 20 por ciento de la población total, emiten más del 60 por ciento de los gases de efecto invernadero, fundamentalmente dióxido de carbono, metano y óxido nitroso. Ante la imposibilidad de cumplir con las regulaciones internacionales, esas naciones desarrolladas recurren a la compra de cuotas a los países subdesarrollados, una práctica que es considerada cuando menos cínica por sus detractores.

Descarga la aplicación

en google play en google play