Escúchenos en línea

Médicos de EEUU investigarán infección de ancianos operados de la vista

| 2 de Agosto de 2006 a las 00:00
Representantes de una fundación estadounidense llegaron al país para ayudar en las investigaciones locales sobre las infecciones que adquirieron 17 de 46 ancianos que fueron operados por la organización "Manos que ayudan" en julio, informó este martes una fuente oficial. Unos 46 ancianos fueron operados gratuitamente de cataratas a mediados de julio pasado por la fundación "Manos que Ayudan", de los cuales al menos 17 contrajeron tras la intervención una infección llamada oftalmiltis. La gravedad de la infección obligó a los galenos locales a extraer uno de los ojos a 4 de los 17 pacientes afectados, mientras que el resto se encuentra bajo tratamiento y observación. La delegación está integrada por el doctor Harry Brown, presidente de una federación de organismos estadounidenses que realizan cirugías oftalmológicas gratuitas en diferentes países, y Manuel Pérez Martinot de la fundación "Manos que Ayudan", afirmó el viceministro de Salud, Israel Kontorovsky. "En las muestras analizadas identificamos que las bacterias aisladas en los ojos de los pacientes son Pseudomona aeroginosa, pero aún investigamos la posible fuente de infección", dijo el responsable del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencias del Ministerio de Salud (Minsa), Sergio López. El incidente ocurrió en el hospital San Juan de Dios de la ciudad de Estelí, 148 km al norte de la capital, donde las autoridades examinan a los pacientes intervenidos e investigan las causas de la contaminación. La ministra de Salud, Margarita Gurdián, dijo que la contaminación pudo ser originada en el quirófano debido a negligencia del personal encargado de limpieza y esterilización, pero descartó que la infección haya sido causada por los medicamentos vencidos que el oftalmólogo estadounidense que practicó la operación donó a los pacientes, sin autorización del Minsa. Por su parte, Maria Pascuala, de 60 años y que perdió uno de sus ojos, aseguró que la infección comenzó después de aplicarse un gotero (medicamento) vencido. Un grupo de enfermeras que pidió el anonimato, que ayudó a la brigada norteamericana durante las intervenciones, dijo a la prensa que los médicos no esterilizaron los instrumentos y que los enjuagaban con alcohol.

Descarga la aplicación

en google play en google play