Escúchenos en línea

Centenares de marginados por el sistema, son ahora iluminados por el Milagro de la Solidaridad

Jorge V. Jaime, Agencia Prensa Latina. | 9 de Agosto de 2006 a las 00:00
Más de medio millar de nicaragüenses se beneficiaron hasta hoy por el programa de atención oftalmológica Operación Milagro, patrocinado por los gobiernos de Cuba y Venezuela para bien de millones de latinoamericanos. En el vuelo de este martes partieron unas 60 personas de escasos recursos hacia La Habana, quienes serán operadas de forma gratuita de dolencias como cataratas o carnosidad, entre otras enfermedades del más preciado de los sentidos. La misma aeronave cubana trajo de regreso a Managua a un grupo de nicaragüenses ya atendidos por especialistas en la isla caribeña, en el marco del puente aéreo de la Operación Milagro que comenzó en junio pasado. Dionisio Marenco, alcalde de esta capital, celebró el plan que promete beneficiar a miles de nacionales, y encomió la gran solidaridad del pueblo cubano con la gente pobre de este país centroamericano. Mientras el sistema sanitario nacional se deteriora, y millares de nuestros compatriotas son afectados por la ceguera, la Misión Milagro se desarrolla sin percances, con un éxito total, subrayó Marenco en declaraciones a Prensa Latina. Por su lado, el Encargado de Negocios de Cuba, Manuel Guillot, destacó los valores de un proyecto ideado y organizado para auxiliar al menos a unos seis millones de personas en los pueblos hermanos de Latinoamérica. El jefe diplomático recordó que el plan surgió hace unos dos años a partir de una iniciativa de los presidentes Fidel Castro, de Cuba, y Hugo Chávez, de Venezuela. Juan Vicente Saldaña, de 72 años y residente de Managua, es uno de los pacientes nicaragüenses que partió este martes hacia La Habana como parte del movimiento solidario. En pocas palabras, se trata de una acción prodigiosa convertida en realidad cotidiana gracias a la intervención de los comandantes Fidel Castro y Chávez, comentó el anciano aquejado de cataratas. Si no fuera por estos grandes hombres, acentuó Saldaña, jamás la gente pobre de América Latina podría pensar siquiera en costear una atención médica que en Nicaragua vale miles de dólares. También Maria Fidelina Amador, de 75 años, agradeció especialmente a los gobiernos de Cuba y Venezuela por la ayuda desinteresada a las personas más necesitadas del subcontinente. La operación benéfica incluye además un vuelo mensual con pacientes hacia Caracas, donde ya fueron atendidos alrededor de un centenar de nicaragüenses durante los últimos tres meses.

Descarga la aplicación

en google play en google play