Escúchenos en línea

Concluyen fiestas Santo Domingo

Agencia Prensa Latina. | 11 de Agosto de 2006 a las 00:00
Con el regreso de Santo Domingo de Guzmán a su altar en Las Sierritas, en las afueras de esta capital, han concluido este jueves las fiestas patronales de Managua, una festividad marcada por el fervor religioso, los juegos pirotécnicos y el licor. La "subida" de la diminuta imagen es acompañada en procesión por miles de personas, en un recorrido contrario al realizado el 1 de agosto pasado, cuando el santo patrón de los capitalinos fue llevado en andas hasta la iglesia que lleva su nombre en la vieja Managua. Durante los 10 días que permaneció en los "escombros", la zona devastada por el terremoto de 1972, Santo Domingo de Guzmán recibió la visita de los pagadores de promesa y de sus devotos. El fundador de la Orden de los Dominicos también recorrió los distintos barrios de Managua, donde su llegada se convirtió en una fiesta popular regada con abundante pólvora y alcohol, acompañada por la música de los "chicheros". Al igual que el día de la "bajada", en la procesión que se inició esta mañana entre ambas iglesias abundan personas con el cuerpo embadurnado de aceite de motor, mientras otras caminan de rodillas o bailan sin cesar en pago a los favores concedidos por el santo. Aunque este año los organizadores reportaron un menor consumo de bebidas alcohólicas comparado con ocasiones anteriores, es común ver a la gente, en su mayoría personas pobres, "empinando el codo" desde horas tempranas. En opinión del párroco Orlando Aguilar, el consumo de licor durante las fiestas donde se mezclan ritos católicos y paganos, es inevitable, "después de toda la represión que tienen los capitalinos a nivel psicológico, laboral y familiar". En horas de la tarde, y casi al unísono con la llegada de "Minguito", como le llaman cariñosamente sus devotos, a su altar en Las Sierritas, se repetirá también el desfile hípico del 1 de agosto, que al igual que este jueves son feriados en Managua. Cientos de caballos pura sangre montados por representantes de la clase más pudiente de Nicaragua recorrerán los cerca de cinco kilómetros que separan al Malecón de Managua, en las orillas del lago Xolotlán, del hotel Holiday Inn, al suroeste de la capital.

Descarga la aplicación

en google play en google play