Escúchenos en línea

Montealegre quiere montar reunión de presidentes que firmaron acuerdos de Esquipulas hace 20 años

AGENCIA DPA. Desde Managua. | 25 de Agosto de 2006 a las 00:00
Nicaragua podría ser sede de una reunión de ex presidentes centroamericanos que en 1986 firmaron los primeros acuerdos de Esquipulas, un importante proceso que condujo al fin de la guerra en la región, según se conoció hoy en Managua. El encuentro de ex mandatarios está siendo promovido por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), coalición que postula al ex canciller y poderoso banquero Eduardo Montealegre como candidato presidencial. Ariel Montoya, candidato de ALN a una curul en el Parlamento Centroamericano (Parlacen), dijo que han enviado invitaciones a los ex gobernantes Vinicio Cerezo (Guatemala), Daniel Ortega (Nicaragua) y Oscar Arias, actual presidente de Costa Rica. En el proceso de paz que se inició en 1986 en el poblado guatemalteco de Esquipulas y culminó un año después con los acuerdos conocidos como "Esquipulas II", participaron también los fallecidos ex presidentes José Azcona Hoyo (Honduras) y Napoleón Duarte (El Salvador). "Los invitamos para que celebremos juntos una cumbre extraordinaria que conmemore los acuerdos que hicieron posible la paz en Centroamérica", indicó Montoya. La reunión se realizaría en la localidad nicaragüense de Esquipulas, ubicada en la provincia norteña de Matagalpa, precisó. Añadió que los participantes aprovecharían la ocasión para analizar posibles acciones conjuntas en Centroamérica, como el combate a la pobreza, el terrorismo y el narcotráfico, nuevas amenazas para los países del istmo. Durante la década de 1980, Nicaragua, Guatemala y El Salvador se vieron enfrascados en sangrientas guerras, que afectaron también indirectamente a Costa Rica y a Honduras. Los acuerdos de Esquipulas establecieron un cronograma para la desmovilización de los grupos insurgentes y la reducción de las fuerzas armadas de todos los países involucrados en el conflicto.

Descarga la aplicación

en google play en google play