Escúchenos en línea

Ernesto Cardenal: «Escribo con palabras claras para llegar al público»

Agencia EFE. Desde Granada, España. | 29 de Agosto de 2006 a las 00:00
El poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal explicó este martes en Granada que trata de escribir con palabras "claras y sencillas" sobre toda clase de temas para acercar la poesía a "más cantidad de personas" y hacer que se interesen por este género minoritario. Cardenal visita Granada con motivo de su participación en la clausura del ciclo "Poesía en el Laurel", que organiza el Ayuntamiento de La Zubia (Granada) desde hace tres años con el objetivo de convertir al municipio en un lugar de encuentro donde los asistentes pueden disfrutar de recitales de poesía acompañados de música en directo. El poeta octogenario, que llegó ataviado con su característica "cotona" (camisa larga) blanca, barbas de igual color y boina negra -que se colocó varias veces con gran elegancia y habilidad-, fue propuesto el pasado año para el premio Nobel de Literatura, y señaló que escribir poesía ha sido su gran vocación. "La poesía ha sido la vocación de mi vida, el usar la palabra para expresarme, el lenguaje, que sigue siendo lo más refinado, elaborado, genuino y verdadero que tenemos para comunicarnos", señaló Cardenal. "He escrito de todo y sigo escribiendo de toda clase de temas, no veo qué me pueda faltar, sino escribir más de los mismos temas que he escrito, que son muchos, ya que la poesía debe tratar de todo, como la prosa, para no ser anémica", agregó el ex ministro de Cultura en los primeros tiempos del Gobierno sandinista, en los años 80. De esa época -marzo de 1983- data la amonestación pública que le hizo Juan Pablo II, al visitar Nicaragua, por mezclar la religión con la revolución sandinista, incidente cuya imagen dio la vuelta al mundo. El autor de "Homenaje a los indios americanos" y "Evangelio en Solentiname" asegura que "todas las poesías tratan de abarcarlo todo, desde la china y japonesa, hasta el Romancero español, pasando por el teatro de Shakespeare o la poesía norteamericana". Cardenal, que nació en Granada (Nicaragua) en 1925, participó en la lucha contra la dictadura de Somoza desde muy joven y después de su conversión religiosa ingresó en el monasterio trapense de Kentucky, donde fue discípulo de Thomas Merton. Posteriormente fundó la comunidad contemplativa de Solentiname, destruida por orden de Somoza, y fue ministro de Cultura con el gobierno revolucionario, además de ser considerado como uno de los poetas vivos más grandes de Hispanoamérica, cuya obra ha sido publicada en 20 idiomas y en más de 200 ediciones. Tiene dos grandes amores: Dios, a quien encontró a la mitad de su existencia y a quien se convirtió por entero, y la revolución sandinista, que considera fue su encuentro con "el amor al pueblo, que es el verdadero sentido de la revolución". El poeta nicaragüense se muestra "optimista" ante la situación política de su país, de la que ha sido participante activo, y cree que en Cuba "podrían cambiar algo las cosas" sobre todo si "se produce una sucesión tras Fidel Castro de forma bien organizada". Cree que en Cuba "habrá una apertura económica al estilo de la China socialista" y reconoce que la situación de Nicaragua es "muy mala" y no se prevé una solución a largo plazo, porque el Gobierno está "corrupto" y la oposición es "igual". El escritor abogó, no obstante, por ser "profeta del optimismo" respecto a la situación de su país, "igual que para el resto del mundo", y reiteró que la excepción al difícil panorama de Latinoamérica está en Cuba.

Descarga la aplicación

en google play en google play