Escúchenos en línea

Funes recuerda fragilidad de El Salvador ante desastres

San Salvador. Diario Co Latino. | 6 de Julio de 2011 a las 00:00
Cientos de niños y niñas de escuelas públicas de los departamentos de Cuscatlán y de La Paz pudieron escuchar en persona al Presidente de la República, Mauricio Funes, hacer un llamado de atención acerca de la importancia del conocimiento del territorio salvadoreño y de los riesgos que acarrean los eventos trágicos producidos por el mismo planeta Tierra. El Presidente habló de las circunstancias de vulnerabilidad en la que viven millones de salvadoreños en zonas urbanas y rurales donde los terremotos, lluvias, erupciones, inundaciones, deslaves y otros fenómenos climáticos amenazan los cultivos, los hogares, los recursos y a la misma vida humana. «Yo recuerdo un informe realmente impactante que nos daba Naciones Unidas hace un año, no deja lugar a dudas que nuestro país, lamentablemente, es el país más vulnerable frente a los desastres naturales», dijo Funes a la concurrencia, en su mayoría pequeños agricultores y escolares. El informe al que se refirió el Gobernante fue elaborado por el Equipo de Naciones Unidas de Evaluación y Coordinación en Caso de Desastres (UNDAC) de la ONU y fue presentado en mayo de 2010 como un informe final de la evaluación de la capacidad de El Salvador para la respuesta ante desastres naturales. Sus páginas alertaron a las autoridades locales al revelar que el 87 por ciento del territorio son zonas de desastre ante eventos naturales catastróficos y que el 95 por ciento de la población salvadoreña es susceptible de sufrir los efectos bajo tales circunstancias. «Esto es importante que los alumnos y alumnas lo conozcan, deben saber que El Salvador es el país que tiene la mayor parte de su territorio expuesto a situaciones de alto riesgo como resultado de los desastres naturales», agregó el mandatario. El gobernante lamentó que la vulnerabilidad del país reflejada en el informe sea también producto de la pobreza y desamparo en el que viven miles de familias salvadoreñas; lamentó también que sea ese sector de la sociedad el que se ve más afectado cada vez que una tragedia de la naturaleza tiene lugar. Parafraseando al Arzobispo Monseñor Oscar Arnulfo Romero, hoy conocido como San Romero de América, el presidente Funes dijo que «la vulnerabilidad ambiental afecta siempre al más pobre, al que tiene menos recursos para hacerle frente; por eso es vulnerable», y por eso es vulnerable El Salvador. Tragedias que han costado millones al Gobierno El costo que han producido a El Salvador lo desastres ambientales no se mide solo en dólares como en el caso de la represa del Chaparral, proyecto que fue retrasado por movimientos tectónicos y crecidas del Río Torola, sino también en el valor incalculable de las vidas humanas perdidas entre el lodo, y los escombros provocados por tantas tragedias. Entre ellas se pueden enumerar las tragedias provocadas por el terremoto de enero de 2001 en Las Colinas, Santa Tecla; también el Huracán Mitch en 1998, que dejó mas de diez mil familias damnificadas, 240 muertes y al menos unos 398 millones de dólares en daños económicos, sociales y ambientales. Y que decir del más reciente en la memoria salvadoreña: el huracán Ida ocurrido en el año 2009, y cuyos efectos fueron más palpables en los municipios de Verapaz y Guadalupe, en el departamento de San Vicente, en donde casi fueron sepultados poblados enteros por corrientes de piedras gigantescas que bajaban del volcan Chinchontepec. Este fenómeno, al igual que el Mitch, puso al descubierto una vez más la fragilidad de la población ante este tipo de eventos climáticos, que en este caso arrazó con cientos de vidas y dejó también cientos de millones de dólares en pérdidas materiales. El Salvador tiene una larga lista de tragedias que han marcado su historia: terremotos, deslaves, huracanes, temporales y otra clase de eventos que lo han posicionado en el primer lugar entre todos los países como el más susceptible de sucumbir ante una catástrofe ambiental. El Presidente Funes niega que el territorio salvadoreño sea vulnerable simplemente por su morfología o por sus características geográficas y geológicas del terreno, sino que también ha influido «la ausencia de políticas de prevención y mitigación de riesgos que ha caracterizado al país históricamente» que ha dejado a una población de casi 6 millones en problemas. Los Gobiernos de ARENA también causaron «desastres» en el país No solo los terremotos, las lluvias y correntadas perjudican la capacidad del Estado de hacerle frente a las inclemencias de la madre naturaleza, el presidente Funes explicó que la falta de políticas puntuales por parte de los gobiernos contribuyeron al problema de la vulnerabilidad del territorio. El Presidente Funes niega que el territorio sea vulnerable simplemente por su morfología o por sus características geográficas y geológicas del terreno, sino que también ha influido «la auscencia de políticas de prevención y mitigación de riesgos que ha caracterizado al país históricamente» y que ha dejado a una población de casi 6 millones en serios problemas. «Eso nos demuestra que las prioridades se establecieron de acuerdo a otros criterios, no se pensaba en la gente y en su seguridad y bienestar; no se tomaron en cuenta aspectos de medio ambiente ni urbanísticos», señaló. El Presidente dijo que a pesar de que una gran cantidad de gente se ve amenazada con los desastres naturales, nunca fueron incluidos en los planes de los gobiernos anteriores políticas que previnieran y mitigaran desastres y llevar así en cierta medida tranquilidad a las poblaciones más vulnerables. 29 cárcavas en una sola vía El Presidente Funes inauguró lo que el Gobierno considera una obra trascendental en la que fue anticipada la tragedia y se repararon 29 zonas de peligrosidad en la Carretera Panorámica que cruza de Cojutepeque hacia la autopista hacia Comalapa. Esta carretera dijo Funes «mejora la conectividad y la calidad de vida» pero más imortantes se anticipa a cualquier tragedia que pudiese ocurrir de no ponerle atención a los derrumbes que se suelen dar en carreteras de montañas. Proteger la carretera significa proteger a la población y a los recursos del Estado y esta carretera que conecta a Santa Cruz Analquito con algunos municipios de los departamentos de La Paz y de Cuscatlán. El Gobierno consideró de mucha trascendencia reparar el estado de la carretera que se veía amenazado por casi 30 cárcavas minando la estructura vial, pues constituye de acuerdo al Ministro de Obras Públicas, Gerson Martínez, una de las vías con mayor potencial turístico, a parte de contar con tierras altamente productivas de granos básicos y hortalizas. La carretera panorámica atraviesa un borde del cono montañoso que rodea el Lago de Ilopango desde donde se puede observar parte del lago, el volcán de San Vicente, el de San Salvador , muchos cerros y toda la planicie costera de la zona central de El Salvador. Une 11 municipios a lo largo de sus 30 kilómetros: Santiago Texacuangos, San Miguel y San Juan Tepezontes, San Emigdio y el propio Analquito. Entre las obras realizadas en la vía destacan la construcción de muros de mampostería de piedra, colocación de tuberías de concreto, construcción de bordillos, además de siembra de zacate vetiver. «Quiero dejar un legado de protección y tanquilidad en los hogares, de seguridad ante los fenómenos naturales y por eso estamos trabajando; por primera vez se enfrenta el problema de laderas inestables y cárcavas con un plan maestro», concluyó el mandatario.

Descarga la aplicación

en google play en google play