Escúchenos en línea

Siguen exhumando cadáveres en Panamá

Agencia AP. Desde ciudad Panamá. | 1 de Marzo de 2007 a las 00:00
Seis cadáveres de personas cuyos familiares sospechan que murieron por consumir jarabes envenenados fueron exhumados el jueves, dos semanas después de que se encontraron rastros de una sustancia tóxica en un primer grupo de exhumaciones. "La investigación amerita que se hagan estas diligencias. Son difíciles para los familiares, es como un segundo sepelio, pero necesarias en la investigación", declaró el fiscal cuarto superior del Ministerio Público, Dimas Guevara. Los médicos forenses intentan recolectar muestras de tejidos internos de los cuerpos para someterlos a pruebas de laboratorio y determinar si contienen dietilene glycol, la sustancia química con que fue contaminado un lote de jarabes para la tos. El dietilene glycol es un alcohol industrial utilizado de manera genérica para fabricar líquido anticongelante para radiadores. El jefe de medicina legal del Ministerio Público, José Vicente Pachard, dijo que han encontrado diferencias en los cuerpos exhumados. "Los cadáveres se descomponen de manera distinta, es un proceso individual dependiendo de la edad, la causa de la muerte... incluso del terreno mismo", apuntó. Explicó que han encontrado restos que "todavía tenían (sus) órganos y fue posible recuperar las muestras de tejidos" pero en otros casos no fue posible. En esos casos "estamos insistiendo en tomar otro tipo de tejidos que nos podría permitir encontrar rastro del tóxico", señaló. Un primer grupo de doce cadáveres fue exhumado el 12 de febrero. Cinco días después el Ministerio Público confirmó que encontraron rastros del dietilene glycol en dos de los cuatro primeros casos analizados. Las autoridades continúa los análisis. A la fiscalía encargada del caso han llegado cerca de 353 denuncias de familiares, pero Pachar ha dicho que no en todos se ordenaría la exhumación. Las autoridades contabilizan hasta el momento 51 fallecidos por la ingestión básicamente de un jarabe sin azúcar para la tos que fue contaminado con el dietilene glycol en el laboratorio de la Caja de Seguro Social (CSS). Los primeros casos fueron anunciados en octubre, pero no fue sino varios días después que se descubrió que las muertes se debieron al consumo de los fármacos contaminados. Las autoridades acusan a una sociedad local de haber adquirido de una compañía española un lote de glicerina que luego vendió a la CSS para la fabricación de los medicamentos. Pero resulta que la glicerina era para uso industrial y contenía la sustancia química, según las investigaciones. Hasta el momento se mantienen detenidas a tres personas ligadas a la sociedad panameña y un farmacéutico del laboratorio de la CSS. A otros cuatro funcionarios del laboratorio se les otorgaron medidas cautelares.

Descarga la aplicación

en google play en google play