Escúchenos en línea

Huye a Costa Rica ex jefe policial de Guatemala

Agencia AP. Desde San José. | 4 de Marzo de 2007 a las 00:00
El ex subdirector de la policía guatemalteca Javier Figueroa llegó el domingo a Costa Rica luego de renunciar a su cargo en medio del escándalo provocado por el asesinato de tres parlamentarios salvadoreños y la posterior ejecución de sus supuestos victimarios. "No tengo nada que decir", dijo Figueroa a la AP al salir del aeropuerto internacional costarricense, unos 17 kilómetros al oeste de la capital. Con tranquilidad, el ex funcionario señaló que estaba en Costa Rica para pasar "unos días de vacaciones con la familia, para descansar". A su lado estaban su esposa y tres hijos, entre ellos un bebé. Fueron recogidos por un servicio privado de turismo sin que indicaran a qué lugar se dirigían. Ante consultas sobre si salió de Guatemala por temor o razones similares, Figueroa solo negó con la cabeza baja mientras seguía caminando. Un canal local de televisión también captó el momento de su arribo. El viernes anterior el ministro de Gobernación, Carlos Vielmann, aceptó la renuncia de Figueroa luego de que medios de comunicación local publicaran indicios de la existencia de "escuadrones de la muerte" dentro de la policía. Además, un ex informante de la policía denunció ante el Procurador de los Derechos Humanos haber participado en la ejecución de ladrones de autos y casas junto con detectives que trabajaban en una unidad que dirigía Figueroa. El candidato presidencial del opositor Partido Patriota, Otto Pérez, denunció el lunes pasado la existencia de "escuadrones de la muerte" dentro de las filas de la policía, uno de los cuales, dijo, era dirigido por "un subdirector". Pese a los señalamientos, Vielmann reiteró que no "sindicaremos de absolutamente nada" a Figueroa ni a su subalterno Víctor Soto, jefe de la división de investigación criminal que fue separado del cargo el viernes para que no tuviera injerencia sobre las investigaciones. El lunes 19, los diputados salvadoreños Eduardo D'Aubuisson, William Pichinte y Juan Ramón González fueron ejecutados y luego quemados en un camino rural en las afueras de la capital sin que la fiscalía haya formulado hasta el momento una hipótesis sobre el móvil. Los cuatro policías capturados que fueron señalados por ser los autores materiales del crimen, fueron asesinados en un hecho que aún no ha sido esclarecido en una prisión de máxima seguridad del este del país el domingo pasado, en donde familiares de los reclusos dijeron haber visto entrar a un grupo de hombres armados.

Descarga la aplicación

en google play en google play