Escúchenos en línea

Según EEUU, Guatemala es el peor de la región en DDHH

Agencias AP y AFP. Desde Washington. | 6 de Marzo de 2007 a las 00:00
Debido a la cantidad de ejecuciones extrajudiciales y la incapacidad del estado para investigarlas, Guatemala tiene los peores antecedentes en materia de derechos humanos de Centroamérica, según un informe del Departamento de Estado difundido el martes. Dijo que en Honduras siguen actuando escuadrones de la muerte contra delincuentes y pandilleros y que en El Salvador, la violencia de las pandillas así como la impunidad y corrupción vulneran el respeto a los derechos humanos. Añadió que en Nicaragua, la politización y corrupción obstruye el trabajo de los órganos de justicia y que en Costa Rica hay hacinamiento en la cárceles, retraso en la justicia, violencia doméstica, trabajo infantil y trata de personas. Y en Panamá, sostiene el reporte estadounidense, la manipulación del sistema judicial y las presiones políticas a los medios de comunicación son motivo de preocupación. Las críticas aparecen en el informe anual sobre los derechos humanos en el mundo, y para Guatemala significan la segunda vez en una semana que provienen del Departamento de Estado. La semana pasada le criticó también severamente en su informe sobre la campaña internacional contra las drogas. En el país, el 43% de la población es integrante de alguna de las 22 etnias mayas. De estos el 76% vive en condiciones de pobreza mientras que entre los blancos y mestizos los pobres representan un 41%. El reporte asevera que el año pasado se reportaron 37 denuncias de ejecuciones extrajudiciales y 10 casos de secuestro en que agentes de la policía estarían involucrados. El informe destaca los 603 casos de asesinatos de mujeres cometidos en el 2006 y que siguen sin esclarecimiento. Aunque aumentaron con respecto a años anteriores, esos crímenes son sólo el 10% del total de asesinatos en el país. La falta de confianza de los ciudadanos en las instituciones podría ser la causa del aumento de linchamientos e intentos de linchamiento de 14 en el 2005 a 59 en el 2006. En un caso reciente, tres parlamentarios salvadoreños fueron ejecutados por cuatro policías guatemaltecos, que a su vez fueron ejecutados en una prisión de máxima seguridad. El presidente George W. Bush, quien visitará el país la próxima semana, ha ofrecido la colaboración de Estados Unidos en las investigaciones. "Los problemas de derechos humanos y de sociedad (en Guatemala) incluyen el fracaso del Gobierno en investigar y castigar los asesinatos ilegales perpetrados por miembros de las fuerzas de seguridad", aseguró el Gobierno estadounidense. El reporte dice que en Honduras existen grupos dedicados a ejecutar supuestos delincuentes y pandilleros en los que presuntamente participan agentes de las fuerzas de seguridad y ex agentes policiales. Las condiciones en las cárceles y la demora en los juicios, como en el resto de la región, van contra los derechos humanos de los detenidos. Indicó que los presos sufren hacinamiento, desnutrición, condiciones insalubres y en muchos casos dependen de la asistencia de sus visitantes para sobrevivir. A juicio de Estados Unidos hay "serios problemas de derechos humanos" en Honduras "exacerbados por la corrupción del Gobierno", la impunidad y la violencia pandillera, en el informe anual del Departamento de Estado sobre la situación de los derechos humanos en el mundo. "Pese a algunos pasos positivos, la corrupción del Gobierno, la impunidad para los que no respetan la ley y la virulenta violencia pandillera exacerbaron serios problemas de derechos humanos en el país", aseguró el Departamento de Estado. Como ejemplo, el informe destacó "asesinatos ilegales por miembros de la policía", así como "ejecuciones arbitrarias y sumarias perpetradas por vigilantes y ex miembros de las fuerzas del orden". En El Salvador, dice el reporte, la violencia generada por las pandillas así como la impunidad y la corrupción vulneran el respeto a los derechos humanos. Uno de los principales problemas son las condiciones de hacinamiento en las cárceles en las que unos 4.300 internos son pandilleros –el 25% de la población reclusa– y se ha demostrado que éstos participan en actividades criminales aún desde sus celdas. En Nicaragua, el Departamento de Estado hace notar las difíciles condiciones en las cárceles, así como la politización y la corrupción en los órganos de justicia, la Procuraduría de Derechos Humanos y otros órganos de gobierno. Costa Rica, en menor medida, comparte los problemas del resto de la región sobre condiciones de hacinamiento en cárceles, retraso en la justicia, violencia doméstica, trabajo infantil y trata de personas. En Panamá, el Departamento de Estado dijo que aun cuando los medios de comunicación se mantuvieron activos y expresaron sin restricciones una variedad de puntos de vista, periodistas y activistas de la prensa han informado que el gobierno se involucró en "una sustancial manipulación del libre flujo de información". Los periodistas alegan que el gobierno compró espacios de publicidad como premio a organizaciones noticiosas por la publicación de "cobertura favorable al gobierno y retiró avisos de organizaciones con cobertura desfavorable".

Descarga la aplicación

en google play en google play