Escúchenos en línea

Presidente salvadoreño Antonio Saca pide calma al Parlacen

Agencia AP. Desde San Salvador. | 7 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, pidió hoy "calma" al Parlamento Centroamericano (Parlacen) ante posibles gestiones para cambiar su sede de Guatemala tras el asesinato de tres diputados salvadoreños. Saca dijo a la prensa que desconoce oficialmente esas gestiones del Parlacen, pero "yo creo que hay que tomar con calma las cosas". Indicó que los organismos de la integración centroamericana están distribuidos en la región: en Guatemala el Parlacen, el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) en El Salvador, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) en Honduras y la Corte Centroamericana de Justicia, en Nicaragua. "Yo creo que hay que seguir apostándole a la institucionalidad de Guatemala. Hay que seguir apostándole al tema de seguridad y yo esperaría que las autoridades del Parlacen tengan una reunión con el gobierno de Guatemala para platicar sobre temas de seguridad, sobre las garantías que necesitan los diputados centroamericanos", añadió. Señaló que "no debemos hacer leña del árbol caído, al contrario, hay que ayudar a Guatemala a recuperar la institucionalidad, hay que ayudarle a nuestro colega Berger y ayudarle a toda Guatemala a que se combata el crimen organizado y que se le de la seguridad a nuestros diputados centroamericanos". Los diputados salvadoreños en el Parlacen, Eduardo D´Aubuisson, José Ramón González y William Pichinte fueron asesinados el 19 de febrero pasado en Guatemala, a manos de policías de ese país. Con los diputados fue asesinado Gerardo Napoleón Ramírez, un agente policial salvadoreño que les servía se chofer, y sus cuerpos fueron incinerados en el lugar de matanza, en la carretera que une a ambos países. El 22 de febrero fueron capturaron los policías guatemaltecos Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez, acusados del asesinato, pero cuatro días después fueron asesinados en una cárcel de máxima seguridad. Consultado sobre si el presidente guatemalteco, Oscar Berger, le ha pedido "bajar el tono" a sus denuncias y peticiones para el esclarecimiento del caso, manifestó que "no es cierto, he platicado constantemente con el presidente Berger y lo siento muy comprometido". Explicó que ha pedido a Berger "señales de los cambios en Guatemala, sobre todo para el esclarecimiento de la muerte de nuestros diputados y estamos viendo que ha anunciado una depuración de la policía, han comenzado a darse cambios en las autoridades de Guatemala y yo espero que esto no se detenga". Indicó que "no se trata de bajarle tono, de lo que se trata es de resolver un crimen horrendo ocurrido en la vida de nuestros diputados y además que se genere la seguridad para nuestra gente que transita por esa carretera". Saca considero importante la participación de agentes de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos en esas investigaciones, ya que ello "da seguridad a las policías de Guatemala y El Salvador de que vamos a llegar a fondo en el tema". Agregó que el caso debe llevar a la detención de todos los responsables e incluso a una depuración de las policías y otras instituciones en Centroamérica. Saca dijo que en la región "hay que ponerle atención al temas de las drogas" y celebró un millonario decomiso de cocaína de parte de la policía salvadoreña, ayer, en las cercanías de la playa Barra de Santiago, en el departamento occidental de Ahuachapán. Según distintas fuentes policiales, el alijo estaría compuesto por unos 950 paquetes de cocaína, de un kilo cada uno, valorados entre 23 y 25 millones de dólares.

Descarga la aplicación

en google play en google play