Escúchenos en línea

Ola de muertes por crimen organizado siembra alarma en Honduras

Agencia AFP. Desde Tegucigalpa. | 8 de Marzo de 2007 a las 00:00
La ola de homicidios, que le costó la vida en las últimas semanas a tres policías de alta graduación, supuestamente a manos del crimen organizado, sembraron la alarma en Honduras, obligando al presidente Manuel Zelaya a buscar medidas de urgencia para frenar las muertes, informaron este jueves fuentes oficiales. El inspector Juan Carlos Sotelo (25 años), abatido el pasado martes en la colonia América, sur de Tegucigalpa, se convirtió en el tercer oficial de policía asesinado en menos de un mes por sicarios, en medio de una ola de muertes, la mayoría atribuidas al crimen organizado. A fines de 2006 también fueron asesinados cinco abogados en menos de dos meses, delitos también atribuidos a las bandas criminales organizadas, algunas por el narcotráfico. La ola de homicidios "alarma a la policía y a la sociedad", reconoció el ministro de Seguridad, Álvaro Romero, al que medios locales atribuyen "inoperancia", aunque él se defiende en el sentido de que ha emprendido planes de mediano plazo. Algunos sectores sospechan que los oficiales muertos estaban implicados en el crimen organizado. "Si estos oficiales fallecidos estaban insertos en nuestra institución como parte del crimen organizado lo vamos a dar a conocer", prometió Romero. El presidente Zelaya llamó de emergencia el miércoles a Romero y al ministro de Defensa, Arístides Mejía, lo mismo que al fiscal general, Leonidas Rosa, y a otras autoridades para definir medidas de urgencia. Entre ellas, el mandatario ordenó reactivar el Consejo de Lucha contra el Narcotráfico, reforzar los aparatos de inteligencia policial y anunció que planea declarar el estado de emergencia en las cárceles y construir a mediano plazo cárceles de seguridad. Romero reconoció en declaraciones a la prensa que Honduras se ha convertido en trampolín de las mafias del narcotráfico que operan desde Colombia pasando por Centroamérica hacia Estados Unidos y que muchos de los crímenes son por "ajustes de cuenta" de miembros de esas agrupaciones. Las autoridades han admitido que desde las prisiones, especialmente la Penitenciaría Nacional (PN), 30 km al norte de la capital, el crimen organizado dirige bandas de narcotraficantes, sicarios, secuestradores, asaltantes, roba carros, trafica armas y comete otros delitos. En la PN se han registrado en lo que va del año doce homicidios. El miércoles pasado dos miembros de la temida pandilla Mara 18 (M-18) fueron ahorcados por sus propios compañeros en un módulo denominado 'la Maquila'. El comisionado de Derechos Humanos, Ramón Custodio, aseguró en un informe que Honduras registra unos de los índices más altos de homicidios, 46 por cada 100.000 habitantes, y según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las Américas esa tasa fue en el año 2000 de 19,3 y a nivel mundial de 8,8. Según un estudio del Observatorio de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y el ministerio Público, este país registra un promedio de 8,4 homicidios por día.

Descarga la aplicación

en google play en google play