Escúchenos en línea

Estado tico facilita aleteo de tiburones, denuncia ambientalista

San José. ElPais.cr. | 15 de Octubre de 2011 a las 00:00
El estatal Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (Incopesca), facilita la actividad de cortar aletas de tiburones, denunció el ambientalista Randall Arauz. Ello obedece a que empresarios del sector pesquero integran la Junta Directiva de Incopesca, señaló Arauz, fundador y presidente del Programa de Restauración de Tortugas Marinas (Pretoma), entidad que promueve políticas de pesca sostenible. Por su parte, el director de Incopesca, Antonio Porras, negó la acusación y aseguró que el instituto combate la pesca ilegal, según emisoras locales. Entre tanto, la Fundación MarViva rechaza la pesca ilegal y el aleteo de tiburón que realizan barcos pesqueros en áreas marinas protegidas, como la ocurrida y denunciada el día de hoy en el Santuario de Flora y Fauna Malpelo, en el Pacífico colombiano, en la que se estima habrían muerto al menos 2 mil tiburones. "Incopesca intercede y hace todo lo que está a su alcance para facilitar el aleteo en Costa Rica de parte de flotas extranjeras, y también de nacionales", dijo Arauz, y agregó que "Incopesca es parte integral de este problema". "Incopesca está dirigido por una Junta Directiva de empresarios", quienes "no son funcionarios públicos", aseguró el ambientalista. "Son empresarios de la pesca industrial en Puntarenas -camaroneros, palangreros, atuneros-; entonces, las decisiones políticas que ellos toman en relación al manejo de la pesca no son tomadas con el interés público en mente. Son tomadas en su propio interés personal", aseguró. Agregó que "ese es el problema: que por lo general estas personas están haciendo negocios, de alguna manera, con las personas que están haciendo la explotación ilícita, y las decisiones políticas están dirigidas a proteger estos intereses", dijo. Respecto a las naves pesqueras costarricenses detectadas en Colombia, el ambientalista dijo que "estos barcos van a entrar a Puntarenas, pero no les van a encontrar una sola aleta de tiburón". "Los inspectores de pesca nunca han sido capaces de sorprender un solo barco con aletas de tiburón", ya que más que ser negligentes, los inspectores de Incopesca "le están haciendo el favor a alguien", aseveró Arauz. "Y aunque se les ponga la denuncia, la denuncia se les va a poner en el Órgano de Procesos Jurídicos Pesqueros del Instituto de Pesca, la entidad que tiene que castigar a estos barcos. Si hay pruebas contundentes contra los barcos, lo que hace esa entidad de Incopesca es esperar a que los casos prescriban", resaltó. "Entonces, al final, cuando salen con una condenatoria, resulta que los implicados revocan, porque ya ha caducó, y entonces todo mundo queda a la libre. Ya eso nos ha pasado, y estamos seguros de que va a pasar con estos barcos", vaticinó. Para el funcionario de Incopesca, "la parte de control y vigilancia es una acción que le corresponde y le compete, exclusivamente, al Servicio Nacional de Guardacostas, o al Minaet cuando estamos hablando de áreas protegidas", agregó, en alusión al Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones. Respecto a la ausencia de fiscalización de la actividad pesquera y de castigo a quienes participan en "aleteo" de tiburones denunciada por Arauz, el titular del instituto dijo que "no es cierta ninguna de las dos cosas". "Nosotros hemos dedicado un esfuerzo muy, muy grande, para poder garantizar que las embarcaciones sean inspeccionadas y verificadas, para efectos de combatir el aleteo", planteó. La denuncia fue presentada por la Alta Consejera Presidencial para la Biodiversidad, Sandra Bessudo, quien manifestó que embarcaciones de bandera costarricense habrían aprovechado la ausencia de guardacostas de la Armada Nacional para capturar los ejemplares y quitarles las aletas para comercializarlas en el mercado asiático. Ante la denuncia, Fundación MarViva pidió que los hechos ocurridos no se repitan y los gobiernos sancionen de forma ejemplar la pesca ilegal, especialmente aquellas que se dan en áreas marinas protegidas, parques nacionales y sitios declarados Patrimonio de la Humanidad. Este tipo de delitos que es cada vez más frecuente, atenta contra la sostenibilidad de los recursos marinos y la subsistencia de comunidades e industrias que tienen en estas grandes despensas, su principal fuente de recurso. "Reiteramos nuestro apoyo a los gobiernos de Colombia, Costa Rica y Panamá, áreas donde MarViva trabaja para lograr el ordenamiento de las actividades que se realizan en el mar y se tomen las medidas necesarias para la conservación y el uso sostenible de los recursos pesqueros", añadió un comunicado de la organización. Por su lado, la Embajada de Costa Rica en Colombia realizó consultas a la Cancillería de ese país, donde indicaron no disponer, en ese momento, de información oficial sobre el hecho, en particular, que los involucradas sean embarcaciones de bandera costarricense. Señalaron que la información disponible es únicamente la publicada por medios de prensa. En cuanto sea informada oficialmente, la Cancillería costarricense ofrecerá los detalles correspondientes. "El Gobierno de Costa Rica reitera que ha sido constante y consistente en el tema de la pesca responsable, así como en su rechazo categórico del aleteo del tiburón", indicó un comunicado de prensa de la Cancillería. Añadió que "en este sentido, condena enérgicamente los hechos denunciados y, de comprobarse la participación de embarcaciones de bandera nacional, aplicará la ley como corresponda". Finalmente, reafirmó "su permanente voluntad de colaboración con los países amigos para erradicar esa repudiable práctica".

Descarga la aplicación

en google play en google play