Escúchenos en línea

Indignación por deportaciones marca visita de Bush

Agencia DPA. Desde ciudad Guatemala. | 10 de Marzo de 2007 a las 00:00
Un generalizado sentimiento de indignación por redadas masivas y deportaciones de guatemaltecos indocumentados en Estados Unidos marca la visita del presidente de ese país, George W. Bush, a Guatemala, la penúltima escala de su gira por América Latina, a partir de mañana domingo. Grupos campesinos, sindicales y activistas por los derechos de los migrantes tuvieron reacciones de rechazo y repudio en la víspera de la visita y convocaron a marchas y protestas a partir de hoy. Las fuerzas de seguridad implementaron un operativo a gran escala para prevenir posibles desórdenes o actos violentos. En la operación participan 1.500 efectivos de las fuerzas combinadas de la Policía Nacional Civil (PNC) y el Ejército, así como 200 agentes del servicio secreto de Estados Unidos y un número no determinado de la Secretaría de Análisis Estratégico de Guatemala (SAE). El mandatario estadounidense tiene previsto arribar la noche del domingo a la capital guatemalteca a bordo del Air Force One y será recibido por el canciller guatemalteco Gerth Rosenthal. Sus actividades oficiales se iniciarán el lunes por la mañana con una visita al departamento de Chimaltenango, cuna del antiguo reino maya kaqchiquel, que incluye una visita al sitio arqueológico de Iximché, capital de aquel reino. La visita a las ruinas de Iximché, en cuyas inmediaciones los conquistadores españoles establecieron en 1524 la primera capital del Reino de Guatemala (que abarcaba los estados del Sur de México y toda Centroamérica), generó igualmente expresiones de repudio entre sectores campesinos e indígenas. La Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (CNOC) informó que "purificarán", mediante ritos religiosos mayas, los lugares por donde transite el mandatario estadounidense. A su vez, la Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (Conic) dijo que la presencia de Bush en suelo sagrado maya es una "ofensa e insulto" al pueblo maya por su "implicación en las guerras del mundo y su responsabilidad en el genocidio que hubo en Guatemala contra el pueblo maya". Gran parte de la expectativa social guatemalteca en torno a la visita del mandatario estadounidense está centrada en el tema de los indocumentados. La vicecanciller guatemalteca, Marta Altolaguirre, afirmó que las redadas masivas contra guatemaltecos indocumentados por autoridades de Migración de Estados Unidos se realizan en los propios centros de trabajo y "han impactado tremendamente a la población guatemalteca". La visita de Bush tendrá lugar apenas cinco días después que una nueva redada contra indocumentados en Massachusetts afectase a cientos de guatemaltecos. De acuerdo con la Dirección de Migración, durante el presente año ya se registran 3.346 deportaciones, 156 de las cuales corresponden a menores de edad. Estas se suman a los más de 18.305 casos que hubo en 2006, casi el triple del total de casos que hubo en 2004, cuando fueron 7.029. Por este motivo, la Mesa Nacional para las Migraciones en Guatemala (Menamig) dijo coincidir con las demás organizaciones de la sociedad civil, que "repudian la visita". Recordó que "el papel de la actual administración estadounidense ha sido nefasto, sobre todo en el manejo del tema migratorio, asociándolo al tema de seguridad nacional como argumento para reprimir y expulsar a las y los migrantes, como si se tratara de criminales". A las voces de rechazo ante la visita de Bush se suman las que señalan el "impacto" que para la población guatemalteca está causando la vigencia a partir de julio de 2006 del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (Cafta, por sus siglas en inglés). "El impacto es bastante negativo, pues sólo beneficia a la cúpula económica tradicional en perjuicio de los sectores más vulnerables de la población", aseguró Elmer Velásquez, representante de la Coordinadora de ONGs y Cooperativas (Congcoop). Susana Gauster, de la organización Mesa Global, afirmó que ningún cultivo guatemalteco no tradicional, en especial las verduras y vegetales que cosechan pequeños productores en el altiplano, registró incremento en sus niveles de exportación desde julio de 2006. Por el contrario, en algunos casos hubo retroceso, dijo. En cambio, las importaciones de maíz sí crecieron hasta en un 20 por ciento, pese al incremento de su precio internacional, señaló. El sector empresarial, por el contrario, defiende los resultados del Cafta. "Contrario a lo que algunos decían, el TLC con Estados Unidos está demostrando que es algo muy positivo", dijo el vicepresidente de la cúpula del sector productivo, Carlos Zúñiga. "En el 2006 hubo un incremento aproximado del 13 por ciento en las exportaciones agrícolas al mercado de Estados Unidos y eso está directamente relacionado a la entrada en vigencia del Tratado, a pesar que en el 2006 sólo estuvo vigente durante cinco meses", dijo. El mandatario estadounidense permanecerá en Guatemala por espacio de 24 horas, por lo que las autoridades guatemaltecas resolvieron extremar las medidas de seguridad. El Centro Histórico de la capital y los sitios que visitará en el departamento de Chimaltenango (oeste) permanecerán bajo un cerco de vigilancia terrestre y aérea. Cazabombarderos F-16 y un helicóptero "Blackhawk" sobrevolarán las áreas por donde se desplace. El ministro guatemalteco de la Defensa, general Ronaldo Leiva, también informó de que unos 1.000 soldados, entre ellos expertos antiterroristas, cooperarán en la seguridad del mandatario. La locomoción de los ciudadanos será "restringida" en determinadas zonas de la capital debido a que se paralizarán el movimiento peatonal y de vehículos para no entorpecer el desplazamiento de Bush el lunes cuando se reúna con su anfitrión, el presidente guatemalteco Oscar Berger, en el Palacio Nacional de la Cultura, antigua sede del Ejecutivo. Y el espacio aéreo también estará estrictamente vigilado. Bush llegará a Guatemala procedente de Colombia acompañado de su esposa, Laura Bush; la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y una comitiva de más de 200 personas. Partirá la noche del lunes rumbo a México, en donde concluirá su gira por América Latina. Temas de comercio, del combate al narcotráfico, de inseguridad y la situación de los inmigrantes, forman parte de la agenda que abordarán los mandatarios de ambos países.

Descarga la aplicación

en google play en google play