Escúchenos en línea

Bush llegará a Guatemala en medio de inseguridad y crisis migratoria

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 10 de Marzo de 2007 a las 00:00
El presidente estadounidense, George W. Bush, llega este domingo a Guatemala para hablar de emigración, bioenergía, comercio y cooperación, con el telón de fondo de una inseguridad galopante y la cercanía de las elecciones presidenciales de septiembre. Bush pasará casi 24 horas en un país convulsionado por la violencia emanada del narcotráfico y el crimen organizado, y por la inquietud que suscita su política migratoria susceptible de afectar a más del millón y medio de guatemaltecos que viven indocumentados en Estados Unidos. El problema migratorio es "prioritario" en la agenda de los dos países, reconoció el vicecanciller Luis Fernando Andrade en declaraciones a la AFP, más aún cuando han recrudecido las deportaciones de guatemaltecos desde Estados Unidos en los últimos meses. El gobierno de su aliado Oscar Berger desearía ver una moratoria en las expulsiones. Las autoridades guatemaltecas también esperan "apoyo institucional y recursos tecnológicos" para hacer frente al crimen organizado que gangrena las entrañas del Estado centroamericano y que es, según Andrade, un "problema transnacional". El gobierno estadounidense acaba de dar su apoyo a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que se encargará de investigar y apoyar a las autoridades guatemaltecas en la persecución del crimen organizado y ayudar al gobierno a hacer cumplir la ley. Bush también viene dispuesto a apoyar proyectos de cooperación, en particular, en el área de salud en zonas rurales de Guatemala, que el año pasado suscribió el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. Y es que, según el vicecanciller, "existe la creciente conciencia de que hay que apoyar los TLC con programas sociales". En este sentido, el presidente estadounidense, y su esposa Laura Bush, tendrán ocasión de contemplar lo que significa ser pobre en Guatemala, condición que vive el 80% de la población, la mayoría indígena, durante su visita a Santa Cruz Balanya, en las cercanías de las ruinas mayas de Iximché. El politólogo Francisco García, analista del Instituto Centroamericano de Estudios Políticos, considera que Bush viene también a fortalecer "un país dirigido por empresarios cercanos al gobierno de Estados Unidos", ante el avance de la izquierda en Nicaragua, donde los sandinistas volvieron al poder en noviembre, o México. Una victoria de la indígena Rigoberta Menchú, premio Nobel de la Paz 1992, en las elecciones presidenciales de septiembre sería un nuevo revés para Estados Unidos en su tradicional 'patio trasero' en el pulso que disputa con el venezolano Hugo Chávez. "En términos geopolíticos hay en interés en que la próxima elección no se modifique la ruta de Guatemala de trabajar en el CAFTA (TLC), en las organizaciones internacionales muy de la mano con Estados Unidos y fortalecer las relaciones de las fuerzas de seguridad guatemaltecas y estadounidenses", declaró García a la AFP. Pero más allá de lo político, Estados Unidos también tiene un interés económico en Guatemala, no en vano es el segundo mayor productor de caña de azúcar de América Latina, por detrás de Brasil, y el quinto del mundo. Guatemala, donde se está pensando en la instalación de una refinería de etanol, ya exporta pequeñas cantidades de este combustible al país norteamericano, que intenta reducir su dependencia del petróleo, en particular del que le vende Chávez. En la alianza sobre biocombustibles que Bush selló con su homólogo brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, el jueves en Brasil, se prevé la extensión de la producción de etanol a Centroamérica y el Caribe. Guatemala será la penúltima visita de la gira latinoamericana de Bush, que incluye Brasil, Uruguay, Colombia y México y al igual que en etapas anteriores, sus muchos detractores no han dudado a salir a la calle para protestar por su presencia y sus políticas.

Descarga la aplicación

en google play en google play