Escúchenos en línea

El gobierno lo recibe, los demás rechazan a Bush

Agencia AFP. Desde ciudad Guatemala. | 11 de Marzo de 2007 a las 00:00
Guatemala se preparaba este domingo para recibir al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, en las primeras horas de la noche, en medio de estrictas medidas de seguridad y rechazo popular en las calles, para hablar de migración, bioenergía, comercio e inseguridad. Las autoridades decretaron alerta naranja durante las 24 horas escasas que permanezca el mandatario estadounidense en Guatemala, en previsión de posibles altercados por las manifestaciones de protesta que están anunciadas durante su estancia en el país centroamericano, penúltima etapa de la gira que lo ha llevado por Brasil, Uruguay, Colombia y que concluye el martes en México. Los departamentos de Guatemala (centro), Chimaltenango y Sacatepéquez (ambos en el oeste) estarán en alerta naranja, precisó la secretaría ejecutiva de la estatal Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) en un comunicado. Varias calles y avenidas de la capital permanecerán cerradas al tráfico, así como la vía que comunica con la base de la Fuerza Aérea, adonde el avión presidencial estadounidense tiene previsto llegar alrededor de las 21h00 (03H00 GMT) de ese domingo y permanecerá bloqueada hasta su partida el lunes, hacia las 20HOO (02H00 GMT). La carretera que comunica la capital guatemalteca con el departamento Chimaltenango también permanecerá cerrada el lunes por la mañana durante el tiempo que dure la visita de Bush a varias comunidades indígenas y las ruinas Iximché en ese distrito. La seguridad del presidente estadounidense no permite que se conozca el itinerario que seguirá la comitiva ni tampoco el hotel donde permanecerá, aunque todo parece indicar que será el lujoso Camino Real. Mientras tanto, aviones F16 surcan los cielos guatemaltecos para garantizar la seguridad de George W. Bush en una nación donde la inseguridad es algo habitual. Varias decenas de personas se manifestaron este domingo frente a la embajada estadounidense en la capital, donde la víspera se realizó una masiva protesta que concluyó con la quema de una bandera de Estados Unidos. Bush planea iniciar su apretada agenda, el lunes por la mañana, en la comunidad indígena de Santa Cruz Balanya. "Yo creo que va a ayudar al pueblo porque va a ver nuestra pobreza. Quizá pueda dar dinero para arreglar las calles o los buses", confesó Rutilia Alonso, vecina de esta localidad, al diario La Prensa Libre. Después irá a la comunidad de Labradores Mayas, en Chirijuyú, que exportan sus verduras a Estados Unidos, antes de visitar las ruinas de Iximché, desde donde tiene previsto regresar a la capital de guatemalteca para cumplir un programa institucional, según la agenda difundida. Bush prevé reunirse con el presidente de Guatemala, Oscar Berger, ofrecer una conferencia de prensa y participar en una cena oficial, antes de proseguir viaje a México. Emigración, bioenergía, comercio, cooperación serán algunos temas de la agenda de conversaciones con las autoridades guatemaltecas, así como la inseguridad que vive el país. El programa migratorio es "prioritario" en la agenda de los dos países, en particular cuando se ha estrechado el cerco a los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, que ha derivado en más deportaciones. Las autoridades guatemaltecas le van a pedir una moratoria en las expulsiones. Las autoridades guatemaltecas también esperan "apoyo institucional y recursos tecnológicos" para hacer frente al crimen organizado, según anunciaron.

Descarga la aplicación

en google play en google play