Escúchenos en línea

Guatemala y El Salvador esperan esclarecer asesinato de diputados

Agencia ACAN–EFE. Desde San Salvador. | 11 de Marzo de 2007 a las 00:00
Casi un mes después del asesinato en Guatemala de tres diputados salvadoreños del PARLACEN, a manos de policías locales, las autoridades de ambos países mantienen sin aclarar los motivos del crimen, que cada vez más se vincula al narcotráfico. Las sociedades de ambos países se mantienen expectantes ante el esclarecimiento de la matanza, que en el caso de Guatemala ha destapado una grave situación de corrupción en el seno de la policía, aparentemente conectada al crimen organizado, y en El Salvador ha generado un creciente temor a viajar al vecino país. El Arzobispo de San Salvador, Fernando Sáenz Lacalle, reiteró este domingo en una rueda de prensa que 'dijimos desde el principio que lo que había que hacer es una investigación muy profunda' para 'poder llegar a las conclusiones verdaderas y que se castigara a los culpables'. Señaló que 'a lo largo de las investigaciones se pueden encontrar nuevos datos, pero tenemos que estar esperando que de verdad haya una completa y profunda investigación de estos hechos'. Los diputados salvadoreños del Parlamento Centroamericano (PARLACEN) Eduardo D'Aubuisson, José Ramón González y William Pichinte, fueron asesinados junto con Gerardo Napoleón Ramírez, un agente policial que les servía de chófer, el 19 de febrero pasado. Los cuerpos fueron encontrados incinerados en un sitio apartado en las inmediaciones de la carretera que de Guatemala conduce a El Salvador. Distintas fuentes salvadoreñas han comentado a Efe que los cadáveres presentaban señales de haber sido salvajemente golpeados y que incluso González y Ramírez podrían haber estado aún con vida cuando les prendieron fuego. El 22 de febrero fueron detenidos los policías guatemaltecos Luis Arturo Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez, acusados del asesinato y que cuatro días después fueron asesinados en una cárcel de máxima seguridad. El director de la Policía Nacional Civil (PNC) de Guatemala, Erwin Sperisen, aseguró que narcotraficantes guatemaltecos son los autores intelectuales de los asesinatos, según declaraciones que publicó el sábado el diario local 'Prensa Libre'. Reveló que conoce los nombres de las personas que ordenaron a los cuatro policías guatemaltecos asesinados dar muerte a los diputados salvadoreños, pero que los mismos deben ser revelados ante los tribunales por el policía Marvin Contreras, detenido por el caso. El director de la Policía Nacional Civil (PNC) de El Salvador, Rodrigo Ávila, y el Fiscal General, Félix Safie, han asegurado que ninguna de las cuatro víctimas salvadoreñas tenía vinculaciones con el narcotráfico. En sus primeras declaraciones sobre el hecho, el presidente de Guatemala, Oscar Berger, dijo que los policías habrían asesinado a los diputados tras haber sido informados de que llevaban un botín 'de droga o dinero', pero que no habían encontrado nada en el vehículo en que viajaban. Tampoco se ha aclarado hasta ahora el asesinato de los cuatro policías dentro de la prisión de máxima seguridad de Guatemala, donde los autores debían haber contado con la complicidad de altas autoridades para poder traspasar al menos ocho puertas de acceso hasta el lugar donde se encontraban sus víctimas. En un primer momento, autoridades guatemaltecas informaron de que los policías habían sido asesinados por pandilleros recluidos en la prisión. El presidente salvadoreño, Elías Antonio Saca, ha declarado que el curso de las investigaciones le ha llevado a descartar motivación política en el asesinato de los diputados, aunque señaló que todas las hipótesis deben seguir siendo investigadas. Los diputados eran miembros del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA, derecha) y Eduardo D'Aubuisson, de 32 años, hijo del fundador del mismo, Roberto D'Aubuisson, muerto de cáncer en febrero de 1992. Roberto D'Aubuisson, diputado de la Asamblea Legislativa y también hijo del fundador de ARENA, ha insistido en que el crimen debe ser esclarecido hasta las últimas consecuencias y ha señalado que en muchas versiones de parte de las autoridades guatemaltecas en torno al mismo 'la realidad supera a la ficción'. Saca ha manifestado su confianza en que la participación de agentes de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de EEUU en la investigación del caso garantizará llegar a la verdad y también ha reiterado su confianza en Berger, en el mismo sentido. Saca y Berger tienen pendiente una reunión para abordar el caso, la cual fue anunciada hace un par de semanas.

Descarga la aplicación

en google play en google play