Escúchenos en línea

Denuncian corrupción en policía hondureña

Tegucigalpa. PL. | 5 de Noviembre de 2011 a las 00:00
La rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos, denunció que los elementos corruptos de la policía quieren callarla. Pero la policía va a tener que asesinar a muchas personas, porque yo no me he quedado con la información que hemos recibido de diferentes sectores, aseguró la autoridad académica. Dijo que llegará hasta las últimas consecuencias para esclarecer las muertes de su hijo Rafael Alejandro Vargas, y de su amigo Carlos David Pineda, perpetradas por policías hace 15 días. Sobre la fuga de cuatro de los supuestos responsables del crimen manifestó dudas porque quien conoce como actúan las cúpulas policiales consideran improbable que los dejaran libres fácilmente. Es probable que los tengan en custodia pero no los van a soltar hasta que los jefes superiores estén convencidos de que lo que conocen no los compromete, valoró Castellanos. En tanto, la fiscal de Derechos Humanos, Sandra Ponce, consideró que detrás de esos policías existe una organización que quiere impedir a toda costa que se conozca la verdad del caso. Cuatro de los ocho policías involucrados en el asesinato comparecieron en audiencia preliminar ante un juez nacional el jueves y viernes último mientras los otros siguen prófugos. Ponce manifestó que el patrón utilizado para asesinar a los estudiantes es propio de una organización que actúa al margen de la ley, porque ha existido obstrucción a la investigación. Otra opinión la concedió a la prensa la ex comisionada en condición de retiro de la Policía Nacional, María Luisa Borjas. Para ella, la vinculación de elementos de la policía al crimen organizado viene desde hace muchos años y también están vinculados elementos de la superioridad. Existen escuadrones de la muerte en esa institución encargados de eliminar a jóvenes involucrados con ellos en venta de drogas y otros ilícitos, dijo Borjas La exjefa de la unidad de Asuntos Internos en 2002 aseguró que ese organismo no funciona porque a sus miembros no se les exigen resultados, y solo sirven para crear una imagen de transparencia. Muchas personas exteriorizan que les da más miedo encontrarse con cinco policías que con cinco pandilleros, porque la Policía perdió su honor y las máximas autoridades lo han permitido, señaló. Por su parte, el responsable de la reformada Dirección de Asuntos Internos, comisionado Santos Simeón Flores, expresó que en este momento da vergüenza ser policía, porque la sociedad los rechaza. Desde su cargo, al que llegó hace 18 meses, aseguró que investigó a muchos subalternos y jerarcas por denuncias de ilícitos pero algunos de los casos fueron archivados por falta de pruebas. La Fiscalía Especial contra la Corrupción del Ministerio Público (MP) informó que desde el 2004 hasta la fecha sólo ha podido presentar acusaciones contra 36 policías. El Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh) reveló que el 80 por ciento de los hondureños prefiere no denunciar los abusos de los policías por miedo. Las víctimas solo quieren que sus denuncias consten en las oficinas de derechos humanos, pero cuando se les sugiere interponerlas en la policía manifiestan desconfiar de ella, indicó la defensoría del pueblo. Un informe de Conadeh asegura que en 2010, un total de mil 399 quejas se recibieron contra las autoridades policiales a nivel nacional. Entre las denuncias figuran detenciones ilegales, maltratos físicos y verbales, pagos ilegales, negligencia en las investigaciones y pocos resultados en las acciones policiales, indica el texto.

Descarga la aplicación

en google play en google play