Escúchenos en línea

Denuncian implicación de policía hondureña en asesinatos, secuestros y extorsiones

Tegucigalpa. PL. | 14 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Empresarios, fiscales, funcionarios y periodistas hondureños figuran en una lista secreta en manos de oficiales de la Policía Nacional confabulados con el crimen organizado para extorsionar, secuestrar y hasta matar, informó este lunes el diario La Tribuna. De las 27 personas relacionadas en la lista alrededor de 14 estaban con orden de ser ejecutadas, mientras que el resto serían secuestradas o extorsionadas por los agentes policiales. Entre los blancos principales de atentados están exmiembros del Ministerio de Seguridad, fiscales, periodistas, hijos de funcionarios y de Derechos Humanos, así como miembros del Ministerio Público, de la Iglesia Católica y transportistas, precisa el periódico. Quienes encargan el asesinato pueden ser políticos para generar una crisis de gobernabilidad o por intereses partidarios, o bien miembros del crimen organizado para quitar del camino a alguien que consideran "una piedra en el zapato" para operar, subraya el reporte. Además se reveló que policías vinculados a la banda del desaparecido narcotraficante Gato Negro siguen actuando ilícitamente, en especial al noreste de la capital y en los mercados de Comayagüela. Destaca la Tribuna que participan también agentes del Grupo Operativo Antinarcóticos que realizan operaciones delictivas encubiertas, utilizan carros particulares para irrumpir en las viviendas, torturar y ultimar a sus víctimas. El documento, en poder del rotativo, enfatiza que entre los comisores de los actos delictivos hay un exreo de la Penitenciaría Nacional, de supuesto nombre Miguel Ángel Arita, alias "Blaqui", quien opera junto a agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal (DNIC). Además, hay implicación de efectivos de la Unidad Antimaras, presuntamente coordinados por el Inspector Roger Murillo, familiar del exdirector nacional de la DNIC, el comisionado Francisco Murillo. Murillo fue retirado por el caso de una operación encubierta relacionada con drogas en la Mosquitia, departamento de Gracias a Dios. En esa ocasión cayeron varios agentes de la DNIC con cargamento de cocaína durante un enfrentamiento con otras fuerzas policiales y militares en 2009, recuerda el periódico. De otro lado, ayer un oficial de la Policía fue detenido por conducir un vehículo turismo reportado como robado en Guatemala. Los hechos tienen lugar en momentos que toda la sociedad de la nación centroamericana exige que se invenstigue y se depure la insitución castrense luego del asesinato de dos estudiantes universitarios, el 22 de octubre en Tegucigalpa. Al doble crimen están vinculados siete militares y un suboficial, este último junto a tres de los policías aún se encuentran prófugos. Uno de los jóvenes, Rafael Alejandro Vargas, era hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Julieta Castellanos. En el país la tasa de homicidios es de 82 por cada 100 mil habitantes, y aumentará a 86, de acuerdo con previsiones del Observatorio Nacional de la Violencia, adscrito a la alta casa de estudios.

Descarga la aplicación

en google play en google play