Escúchenos en línea

Único asesino detenido sugiere que diputados eran narcos

Agencia ACAN–EFE. Desde ciudad Guatemala. | 16 de Marzo de 2007 a las 00:00
El policía guatemalteco Marvin Contreras rompió este viernes su silencio y ofreció a un tribunal detalles sobre el asesinato, el pasado 19 de febrero, de tres diputados salvadoreños al Parlamento Centroamericano y su chofer. Contreras comentó que se entregó de forma voluntaria a las autoridades el 24 de febrero, pero que éstas lo presentaron al tribunal cuatro días después, luego de ser interrogado. El policía narró al juez Nery Medina, titular del Juzgado Noveno de Primera Instancia Penal, detalles sobre los crímenes. Contreras está sindicado por participar en la matanza, pero luego de su declaración, el juez Medina deberá decidir si pasa a ser un testigo protegido del Ministerio Público (Fiscalía). En su declaración, el policía, de 29 años, contó cómo se registraron los hechos y dijo que uno de los cuatro agentes que había sido detenido el 25 de febrero último como responsables de los asesinatos fue el que compró el combustible con el que quemaron a las víctimas. Los cuerpos calcinados de los diputados Eduardo D"Aubuisson, William Pichinte y José Ramón González, así como del policía y chofer Gerardo Ramírez, fueron hallados en un vehículo el 19 de febrero en la carretera que conduce a la frontera con El Salvador. Los cuatro policías detenidos dos días después, Luis Herrera López, José Korki López Arreaga, José Adolfo Gutiérrez y Marvin Langen Escobar Méndez fueron asesinados el pasado 25 de febrero dentro de la prisión en la que fueron recluidos. Contreras, hasta ahora el único testigo de los asesinatos de los parlamentarios, dijo que vio con vida a los políticos salvadoreños y que los agentes buscaban droga en el automóvil en el que se transportaban los legisladores. El policía señaló que observó varias maletas en el vehículo en el que viajaban los cuatro agentes asesinados, pero dijo que desconocía el contenido. Contreras demandó al juez seguridad para él y su familia, al asegurar que teme por su vida después de revelar al tribunal y a los fiscales detalles de los asesinatos. Según el agente, una vez que cometieron los asesinatos, los cuatro policías le solicitaron ayuda a Víctor Soto, quien fue removido de la jefatura de la División de Investigación Criminal (DINC) de la Policía luego de los crímenes, pero éste los remitió con el subjefe de la Policía, Javier Figueroa. Figueroa presentó su renuncia al cargo y se fue a Costa Rica el pasado 4 de marzo, pero dos días después salió de ese país. La dirección general de Migración de Costa Rica confirmó a la AFP que Figueroa viajó a Panamá el pasado 6 de marzo, dos días después de llegar a la capital costarricense acompañado por su esposa y tres hijos de corta edad. La familia viajó el día 12 en un vuelo de Mexicana de Aviación cuyo destino final era México DF. No se sabe el destino de Figueroa. Las autoridades costarricenses siempre alegaron que no habían recibido ninguna orden de captura internacional contra Figueroa, quien presentó su dimisión poco antes de emprender viaje con su familia a Costa Rica, adonde llegó como turista.

Descarga la aplicación

en google play en google play