Escúchenos en línea

A 22 años de la masacre de Estados Unidos en Panamá

Ciudad de Panamá. Por Luis Manuel Arce Isaac, PL. | 19 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Hace 22 años oleadas de aviones de Estados Unidos bombardearon 27 puntos de Panamá y destruyeron El Chorrillo, el barrio más popular de la capital, mientras 26 mil soldados invadieron el istmo para capturar al general Manuel Antonio Noriega

El gobierno de Noriega dejó de ser útil a los intereses norteamericanos a finales de los años 80 y usaron como excusa el tráfico de drogas y, con la ayuda de la oligarquía, el presidente George H. W. Bush vendió la idea de la necesidad de una invasión.

Su propósito fue retomar el control político perdido en parte, desde 1968 (con la asunción del general Omar Torrijos), destruir a las furzas de defensa y mantener el control militar del Canal de Panamá.

La invasión fue precedida por un plan de desestabilización en el cual se empleó el arsenal de la inteligencia estadounidense. La operación era totalmente ilegal: el Secretario General de las Naciones Unidas solamente fue informado el día anterior.

A la medianoche, a partir de las 11:30 p.m., fuerzas de tierra, mar y aire convergieron sobre diversos sitios preseleccionados, especialmente las instalaciones de las Fuerzas de Defensa en el Aeropuerto de Punta Paitilla, en el Cuartel Central, ubicado en el populoso barrio de El Chorrillo y otros muchos.

Cuando todos dormían o se preparaban para celebrar las navidades, los aviones dejaron caer toda su potencia de fuego saturando en un desproporcionado ataque el escenario bélico.

Los agresores estrenaron aeronaves, vehículos, armas, equipos y recursos bélicos nunca antes utilizados en combate real como aviones Stealth F-117, invisibles a radares, que dejaron caer bombas de dos mil libras sobre El Chorrillo y regresaron a su base en Nevada abasteciéndose en el aire.

Como denunció el Comité 20 de Diciembre compuesto por una docena de organizaciones sociales los muertos los puso la clase popular, nacionalistas, y chorrilleros. Los mártires no defendieron un gobierno, un general o un modelo económico, defendían la patria y su libertad.

Esas organizaciones exigen que el 20 de diciembre se decrete Día de Duelo Nacional; enseñanza obligatoria escolar de lo ocurrido; se estructure una Comisión independiente calificada para dar un resultado oficial de los muertos y desaparecidos.

Piden que el Estado panameño condene la invasión y demande internacionalmente a los Estados Unidos para que esa potencia sea juzgada y condenada por ese crimen de lesa humanidad y obligada a su resarcimiento y reparación a la nación panameña

 


Descarga la aplicación

en google play en google play