Escúchenos en línea

Complicado escenario de TLC en Costa Rica

Agencia PL. Desde San José. | 17 de Marzo de 2007 a las 00:00
Los defensores del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos incurrieron en errores de conducción, apreciación, política y procedimiento, que le complicaron el escenario, consideró hoy el diputado costarricense José Merino. Para el representante del Frente Amplio, el gobierno y los congresistas favorables al proyecto están desconcertados y es difícil que este y las leyes paralelas sean aprobadas en marzo de 2008. Incluso, el politólogo no descartó que Oscar Arias renuncie al acuerdo o al menos solicite a Washington una prórroga ante la complejidad de la situación, según el diario La Nación. Los fallos para aplicar la vía rápida crearon cierta desmoralización y la presión de la calle juega un papel importante, explicó el también sociólogo, en alusión a las protestas registradas de octubre de 2006 al 26 de febrero de este año. Merino, de origen español, manifestó que el bloque de defensores del tratado surgió sobre la base de demandas al Ejecutivo, cercanas al chantaje, y en su desenvolvimiento, aparecieron contradicciones acerca de la vía rápida y la responsabilidad de cada uno. Es una agenda muy dura, que requiere de muchas horas de sesión y de la presencia de todo el mundo, pero siempre alguien falla, agregó. El legislador, de 66 años de edad, definió además que la cohesión de ese grupo está minada y que las jefaturas de fracción demuestran cansancio por la gran presión psicológica alrededor del asunto. El gobierno necesita una definición política antes de irse por la vía rápida, porque haber consumido un cuarto del tiempo en la gestión del acuerdo con Washington puede ser un lastre fatal para el resto de la administración, agregó. De acuerdo con él, la conducción del proceso estuvo en la Casa Presidencial, porque Arias no tiene la suficiente motivación, empuje y ganas para gobernar. Esta vez el cedió sus labores al ministerio de la Presidencia y parece que su hermano Rodrigo no lo informó bien o no logró transmitirle la complejidad del entramado legislativo, añadió. Respecto a la forma más oportuna para definir el futuro del documento, admitió la validez de la vía rápida en lo formal, pero comentó que eso no está resuelto porque el artículo bis 41 tiene lagunas y no hay práctica de aplicación. El texto tiene un plazo de votación, pero mantiene una duda de constitucionalidad, las mociones pendientes de discusión, recordó.

Descarga la aplicación

en google play en google play