Escúchenos en línea

Confirman defectos en casas construidas para pobres en Costa Rica

San José. La Nación. | 27 de Diciembre de 2011 a las 00:00

Sistemas eléctricos "mal instalados" y losas de concreto con imperfecciones son algunos de las fallas que se detectaron en dos proyectos de vivienda para personas en condición de pobreza extrema financiados por el Banhvi.

Así lo revelan los resultados preliminares de estudios técnicos encargados por el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (Mivah) sobre los urbanizaciones Don Edwin y Flores de Palermo, ambos en el cantón de Pococí, Limón.

Estos trabajos respaldan los hallazgos dados a conocer por la Contraloría General de la República en un reciente informe sobre reiterados problemas constructivos en este tipo de obras.

Según el gerente general del Banco Hipotecario para la Vivienda (Banhvi), Manuel Párraga, todavía las autoridades del Mivah aún no le comunican los resultados del análisis.

No obstante, aseguró que la junta directiva del Banco ya tomó medidas para procurar mejoras en la fiscalización.

En el proyecto Flores de Palermo, conformado por 173 viviendas, la empresa inspectora halló cables expuestos o sin conectar, barras de tierra mal sujetadas e interruptores en mal estado. El informe advierte que la instalación eléctrica "no se puede considerar segura ni confiable".

Entretanto, en el residencial don Edwin, que benefició a 205 familias, se estudió la calidad de las losas en los pisos.

Empero, no se pudo determinar la resistencia del concreto en más de la mitad de las muestras, porque "no cumplen con lo mínimo" y por "imperfecciones que presentan".

Érick Mata, director de Vivienda del Mivah, advirtió que aún está pendiente la segunda fase de ambos informes, cuyos resultados serán entregados en enero. Esos se remitirán al Banhvi con las respectivas recomendaciones.

"Hay que mejorar la inspección durante la construcción y al aprobar los diseños; quizás faltan especificaciones en los planos que las refuercen y que permitan tener más control", reconoció Mata.

Otro llamado de atención. Un informe de la Contraloría, divulgado en noviembre, señaló múltiples problemas constructivos en cuatro proyectos de bien social aprobados entre el 2002 y el 2008.

Se trata de los proyectos Emanuel Ajoy en Nicoya, El Verolís en Turrialba, Los Pioneros en San Vito de Coto Brus y Bajo Tejares en San Ramón de Alajuela.

El ente contralor atribuyó los defectos a la mala calidad de los suelos, la débil fiscalización del Banhvi y la escasa capacidad técnica de las entidades que administran los recursos.

Por esa razón, entre diez recomendaciones, incluyó disponer de la información adecuada sobre suelos y profundizar los estudios cuando sean de mala calidad.

Manuel Párraga dijo tras los hallazgos, la Junta Directiva autorizó la apertura de un cartel para contratar ingenieros civiles, que inspeccionen las obras.

Asimismo, giró una orden a la auditoría interna para "investigar y tomar las medidas administrativas, civiles y penales que correspondan" en relación los casos analizados por la Contraloría.

Varias entidades autorizadas consultadas refutaron las críticas del informe y alegaron que se generaliza problemas puntuales. Aseguraron que cumplen con los lineamientos del Banco.

Coopealianza fue una de las entidades autorizadas a cargo de Flores de Palermo. El gerente de mercadeo de la cooperativa, Wálter Meléndez, aseguró que su entidad tiene controles que cumplen con los requisitos del Banhvi.

Según Meléndez, las deficiencias detectadas correspondieron a etapas del proyecto que no estuvieron a su cargo.

Kathiana Aguilar, de la Fundación Costa Rica-Canadá, entidad a cargo del proyecto de Bajo Tejares, agregó que la Contraloría visitó el proyecto antes de concluirlo.

 


Descarga la aplicación

en google play en google play